Telefónicos cortaron Corrientes y tomaron un local

Información General

Unos 2.500 trabajadores telefónicos ocuparon hoy durante tres horas la sede de la empresa de celulares Movistar, del grupo Telefónica, y provocaron un caos de tránsito que obligó a interrumpir el tránsito en la avenida Corrientes.

Los trabajadores están enrolados en FOETRA-Buenos Aires y reclaman un aumento salarial del 25 por ciento.

El gremio arregló un aumento del 16,5 por ciento con Telecom, la otra gran operadora de telefonía básica y celular, pero persiste el conflicto con Telefónica.

La decisión de ocupar la sede de Movistar no fue casual, ya que se trata de la principal operadora de celulares del país y se buscó dar un golpe de efecto en medio del conflicto.

El secretario adjunto de FOETRA, Claudio Marín, declaró que los trabajadores continuarán ocupando "de manera sorpresiva" distintas oficinas comerciales de Telefónica, con la cual llevan cuatro meses de conflicto.

El secretario general de FOETRA, Osvaldo Iadarola, denunció que Telefónica les exige "firmar cláusulas de mayor productividad y flexibilidad laboral".

"Telefónica nos está extorsionando porque lo que nos pide a cambio del incremento salarial nunca estuvo sobre la mesa de negociación", aseguró Iadarola.

Añadió que los trabajadores piden que en la negociación se alcancen las mismas condiciones que se acordaron con Telecom, la principal competidora de Telefónica de Argentina.

Los sindicalistas se concentraron en el vestíbulo de la sede de Movistar en una protesta que se inició al mediodía.

El portavoz del Grupo Telefónica en Argentina, Ramón Ponce Gil, advirtió que la toma del edificio es "un flagrante exceso en el ejercicio del derecho a la huelga, porque ha afectado a un tercero que no es parte de la negociación y no está vinculado al conflicto ya que en esas oficinas no hay trabajadores afiliados a FOETRA".

Reveló, además, que Telefónica de Argentina ha interpuesto una denuncia judicial, y señaló que la empresa había acordado con el sindicato retomar las negociaciones este viernes, por lo que la toma de Movistar fue leída como una "falta de respeto del espíritu de negociación".

Iadarola aclaró que se reunieron en asamblea dentro del edificio, pero que los trabajadores de la empresa pudieron trabajar con total "tranquilidad y normalidad".

Dijo que "las protestas se profundizan porque FOETRA ha mostrado una seriedad absoluta en las negociaciones, no como Telefónica".

Dejá tu comentario