Tienen prontuario dos detenidos por muerte de joven en Palermo

Información General

Marcelo Bragagnolo, padre de Matías, el joven de 16 años que murió luego de ser agredido por una patota en el barrio de Palermo, aseguró que su hijo no falleció por causas naturales como indican los resultados de la autopsia, mientras que los únicos dos integrantes de la banda que quedaron detenidos tendrían «antecedentes policiales» y eran indagados por la Justicia de Menores.

«Había tres o cuatro chicos de 14 años, tres o cuatro de 15, tres o cuatro de 16 y uno de 17», dijo Bragagnolo al referirse acerca de cómo estaba integrada la patota, aunque aclaró que no tiene «ninguna constancia» que le permita asegurar quiénes fueron los responsables de la muerte de su hijo Matías. Los dos menores que todavía se encuentran detenidos estaban declarando por su supuesta participación en la pelea y por la pedrada que habría recibido Matías. En cuanto a los liberados, Juan Carlos Blumberg, amigo de Marcelo Bragagnolo, dijo que sabe que esos menores tienen «antecedentes policiales» y cuestionó la labor de la Policía y la Justicia.

Por otro lado, la inhumación de los restos de Matías se realizó ayer al mediodía en el cementerio Parque Memorial de Pilar, en medio de un centenar de personas que mostraron su pesar y que se acercaron a los familiares del joven fallecido.

A su vez, Marcelo Bragagnolo rechazó la posibilidad de que Matías hubiera fallecido «por muerte natural», como habría indicado la autopsia, según la cual la causa del deceso fue un «edema pulmonar agudo». En este sentido, señaló que su hijo gozaba de un perfecto estado de salud, y que en toda su vida sólo se había tenido que atender por un problema en un diente.

El padre del joven afirmó luego que, según pudo determinar, su hijo y sus dos amigos -que estaban en la casa de una amiga, en un departamento de la calle Ocampo- «habían ido a comprar algo a un kiosco», y que «se toparon con once chicos más o menos de la misma edad de ellos».

Además, señaló que a su hijo «le tiraron una piedra que le golpeó a la altura del cuello». Bragagnolo añadió que los agresores de Matías «buscaron a un policía» y le dijeron que su hijo y sus dos amigos «les habían robado un celular», cosa que luego «se comprobó que era mentira». Dijo que «el policía le exigió a la persona de seguridad del edificio» donde se había refugiado Matías que «abriera la puerta, y allí se produjo el segundo episodio» de violencia contra su hijo.

En tanto, Martín, el hermano de Matías, involucró ayer a un policía de la Federal, por haberlo «cacheado» y «pegado una patada» cuando un grupo de desconocidos le dijo que le habían robado un celular.

Un comerciante vecino relató y corroboró los dichos del padre señalando: «Justo vemos otro chico de la bandita agarrando un cascote bastante grande y al otro día me enteré de que uno de los chicos había muerto».

«Matías perdió el conocimiento y cuando llegó la ambulancia ya estaba muerto», puntualizó el padre. El joven fallecido cursaba sus estudios en el colegio Esquiú, en el barrio de Belgrano, donde, por disposición de las autoridades, ayer se dictó asueto por duelo.

Dejá tu comentario