Violencia sin límite: matan a una contadora y a su hija

Información General

Dos mujeres fueron asesinadas ayer en su casa de la localidad de Paso del Rey, partido de Moreno. Las víctimas fueron identificadas como Isabel Da Silva Acuña, de 59 años, y su hija Liliana Cocavo, de 39. La mayor era contadora y dueña de un videoclub en el que trabajaba su hija.

Ambas tenían bolsas de nailon envolviéndoles la cabeza, y presentaban heridas cortantes y signos de haber sido brutalmente golpeadas. Sin embargo, los peritos todavía no precisaron la causa de las muertes, y el fiscal sostuvo que fueron asesinadas con un cortafierro que apareció ensangrentado en el lugar del hecho.

Los cadáveres de Liliana y su madre Isabel fueron hallados por el hijo de la primera, de 18 años, presente en la casa al momento del hecho. En el lugar del hallazgo, según confirmó el fiscal de la causa, Angel Navarro, se encontró una barreta, que habría sido utilizada por el responsable para golpear a las dos mujeres.

En el momento del hecho, el muchacho estaba durmiendo y a pesar de escuchar ruidos, no creyó que fuera nada importante por lo que decidió quedarse en la cama. Cuando se levantó para asistir a clases particulares de matemática, encontró a su madre y a su abuela asesinadas.

El joven llamó rapidamente a su padre, ex pareja de Liliana, de nombre Andrés. Cuando llegó encontró a su hijo llorando y desesperado por lo que había ocurrido. El hombre llamó a la Policía en dos oportunidades y cuando le confirmaron que estaba llegando un patrullero, entró en la casa.

  • En orden

    El portón y la puerta de entrada a la vivienda estaban abiertos. El padre del joven agregó que su ex suegra, además, había sido atada. Liliana estaba en un pasillo de la casa. Se dijo que la mujer de 39 años había recibido un balazo en la cabeza, pero esto fue desmentido oficialmente.

    La casa estaba en orden, a primera vista no faltaba nada, según trascendió. Sin embargo, a los investigadores les sorprendió la brutal dinámica con la que se mató a ambas mujeres.

    Andrés (el padre del joven que se encontraba en la casa) afirmó que el responsable del doble crimen «sabía lo que venía a hacer», y agregó: «No quise ingresar antes a la vivienda por si aún estaban los ladrones; sólo llamé al 911».

    Los peritos estiman que las mujeres pueden haber sido asfixiadas y golpeadas con un hierro , «aunque el chico no se dio cuenta de nada...», dijo el padre.
  • Dejá tu comentario