Política

La marcha moyanista del 21-F agrietó las 62 Organizaciones Peronistas

La guerra declarada entre Hugo Moyano y Mauricio Macri provocó una grieta en las 62 Organizaciones Peronistas. La convocatoria a marchar contra el Gobierno nacional el próximo miércoles 21 de febrero generó divisiones en la agrupación político sindical que hoy comanda Ramón Ayala, sucesor de Gerónimo "Momo" Venegas en Uatre.

Ayala no oculta su afinidad con Cambiemos. Su Partido Fe, fundado por el "Momo", integra la alianza gobernante con la UCR y la CC. En el Congreso cuenta la banca oficialista de Pablo Asaloni. En ámbitos gremiales le dicen el "sindicalista ultra M". Habitualmente mantiene encuentros con funcionarios nacionales, principalmente con Jorge Triaca. Fue Ayala quien ofreció a las 62 organizaciones como un escudo protector del ministro de Trabajo tras el escándalo por el "caso Sandra".

Del tándem Triaca-Ayala surgió la idea de armar una reunión pública con representantes de los Gordos, Independientes y el M.A.S.A. en los próximos días. La intención sería mostrar la entereza del Gobierno para tratar la reforma laboral y la fortaleza de los 14 líderes gremiales que desafían a los Moyano en la conducción de la central obrera. Analizan apurar el llamado al Consejo del Salario, organizar una mesa redonda para repasar la letra chica de la ley o anunciar mejoras en Ganancias.

Sin embargo, según trascendió en las últimas horas, una decena de sindicalistas de las 62 se plegarían a la medida de fuerza. Los Moyano no lo consideran un éxito: la mayoría son antiguos aliados, que hoy se expresan reacios a la administración del PRO. Otros son seguidores de Luis Barrionuevo. En el listado figuran Horacio Valdez (sindicato del vidrio), Marcelo Pariente (motoqueros), Marcelo Peretta (SAFyB - farmacéuticos), Domingo Petrecca (empleados de cementerios), José "Beto" Fantini (federación de la Carne), Julio González Insfran (marítimos), Juan Domingo Moreira (ceramistas), José Carranza (policías) y Daniel Méndez (casinos).

El empleado del vidrio Valdez ocupa la secretaría de Interior en las 62. Fiel acompañante de Venegas, cuestionó el triunviro como forma de cogobierno en la CGT y firmó un cheque en blanco al inicio de la gestión de Macri. "Desde las 62 Organizaciones tenemos reclamos pendientes, generados por un camino recesivo que viene de muchos años. Tenemos que agotar todas las instancias de diálogo y darle el tiempo que se merece a este nuevo gobierno que fue elegido democráticamente por el pueblo", dijo durante un acto en la sede del SOIVA, en noviembre de 2016. Pero tras el fallecimiento del "Momo", recalculó. "Nosotros estamos hablando de las 62 Organizaciones Peronistas que no tienen nada que ver con Cambiemos", señaló poco tiempo después.

Pariente celebró la personería gremial de la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (ASIMM) en 2009. Se la dio el por entonces ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para complacer a Moyano. Esa gestión le valió al camionero un apoyo incondicional de los motoqueros para continuar en 2012 al mando de la CGT. "La calle es nuestro territorio, los trabajadores ASiMM siempre estaremos en lucha", repite de vez en cuando.

El doctor en Farmacia y Bioquímica Peretta admira a Moyano. Públicamente lo considera el "último gran sindicalista". El mediático Peretta fue uno de los primeros en alzar la voz disidente dentro de la agrupación gremial que manejaba Venegas. "Nosotros somos las 62 Organizaciones Peronistas y salimos con la CGT y las CTA a defender a los trabajadores y el modelo sindical argentino. Hay otro grupo de dirigentes sindicales que son las 62 Cambiemos y eso no sabemos que es", dijo al sitio 5 Minutos de Noticias. Peretta propuso "disolver" el triunvirato de la CGT" y postuló a Pablo Moyano para un eventual unicato.

Petrecca, del Sindicato de Obreros y Empleados de Cementerios, pondera el diálogo por sobre el conflicto. Sin embargo, sabe que cuando las posiciones se tensan, truena el escarmiento. "Los problemas de los trabajadores nos unen a todos, los que estamos divididos somos los dirigentes", afirmó en una reciente entrevista con un canal de cable. Petrecca, quien permanece al frente del SOECRA desde 1973 ininterrumpidamente, dio un motivo para marchar. "El problema de los despidos, las suspensiones no es para un sector, sino para varios".

Fantini integra la "mesa de la carne" que armó el Gobierno nacional, junto a la Sociedad Rural, Coninagro, las Confederaciones Rurales y la Federación Agraria. Con estas entidades y algunos empresarios, como la asociación argentina de criadores de Aberdeen Angus y de Hereford, delinearon un acuerdo laboral similar al de Vaca Muerta y se reunieron con Macri en la Casa Rosada. Fantini escuchó del Presidente la promesa de elevar las exportaciones de carne de los u$s 1.046 millones de 2016 a u$s 7.000 millones. Pero el cierre de frigoríficos y los despidos en el sector lo empujan a salir a la calle.

Insfrán está alineado al triunviro Juan Carlos Schmid, titular de la federación de marítimos, portuarios y navales y jefe de la CATT. A fin del año pasado, insfrán quedó con la sangre en el ojo por el veto de Mauricio Macri a dos artículos de la ley de la industria naval, que garantizaban el financiamiento de la actividad. La ley 27.418 votada por el Congreso en noviembre establecía la asignación de $ 1.500 millones para un fondo de desarrollo de la industria, que beneficiaría a los trabajadores. Pero tras el veto, el gremio de patrones y oficiales fluviales se quedó sin la posibilidad de mejorar el equipamiento y la tecnología de los astilleros nacionales de la marina mercante.

El ceramista Moreira fue uno de los protagonistas de la agitada reunión de Consejo Directivo de la CGT previa al paro general del 18 de diciembre pasado. En medio de un arduo debate entre gordos, independientes y moyanistas sobre los riegos de convocar a una huelga contra las reformas del Gobierno, Moreira pidió la palabra y preguntó a la mesa: "¿Alguno de los compañeros tiene algún compromiso que le impida avanzar en una decisión? No se preocupen, entendemos y pueden dar un paso al costado".

Carranza es 1° vocal titular de las 62. Su gremio, el Sindicato de Policías y Penitenciarios (Sinpope), nació apadrinado por Moyano. Hugo, el hijo abogado del camionero, fue el asesor legal del Sinpope en sus orígenes. A pesar del acompañamiento, tras una larga batalla judicial, la Corte Suprema les negó el derecho colectivo a sindicalizarse. Entre otros motivos, argumentaron la imposibilidad de concretar una huelga. Con esa decisión, que molestó a Carranza y sus colegas, el tribunal avaló la postura del Ministerio de Trabajo de Triaca en rechazo a los pedidos de otro sindicato policial, el Sipoba, para ser inscripto en el Registro de la Ley de Asociaciones Sindicales.

Méndez, de la Asociación de Empleados de Casinos Nacionales, también tiene motivos para protestar. En enero se movilizó al casino de Mar del Plata contra el cierre de salas anunciado por a gobernadora María Eugenia Vidal. Méndez ya sufre por el cese de actividades en los locales de Valeria del Mar, Mar del Ajó y Necochea. "Hoy no entra la banca privada (al negocio). Está disfrazada como prestadora de servicios con las máquinas, pero si modifican el artículo 37 de la ley provincial, los privados podrían quedarse hasta con el juego de azar, que hoy es 100% del Estado. Es un intento de privatización", denunció. Méndez deslizó que Daniel Angelici podría estar detrás de la medida de Vidal.

Además, ya adhirió Miguel Díaz, un ex62, que dirige la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba). En medio de la durísima negociación con el gobierno de Vidal para superar el 15% de aumento salarial, Díaz anunció su apoyo a la masiva concentración. "Marcharemos para decir basta de ajuste, no a la criminalización de la protesta social y por paritarias libres", afirmó. El educador fue uno de los pocos integrantes de las 62 que estuvo en el plenario organizado por los Moyano este miércoles en la sede San José de Camioneros.

Por fuera de las 62, trascendió el apoyo a los Moyano de algunas filiales de sindicatos que a nivel nacional no se movilizarán, como los metalúrgicos de Antonio Caló. "Creo que es el momento para que salgamos todos los trabajadores a la calle", anunció el titular de la UOM Matanza, Hugo Melo. El mismo camino podría seguir una seccional del norte bonaerense.  

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario