Economía

Lacunza empezó a usar reservas para pagar deuda (y otros gastos)

Gobierno dice que eran para "refuerzo presupuestario". Y que las utilizará hasta que se defina el desembolso pendiente del stand by.

El Tesoro nacional comenzó a utilizar las reservas internacionales que el Fondo Monetario Internacional (FMI) había otorgado al país en carácter precautorio. El titular del Ministerio de Hacienda, Hernán Lacunza, informó a las autoridades del FMI la semana pasada cuando estuvo en Washington junto al titular del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, respecto de la necesidad de recurrir a parte de los u$s7.163 millones para hacer frente a las obligaciones de deuda que se producirían a partir del viernes 27.

La luz verde del Fondo se manejó con discreción. No hubo comunicaciones oficiales al respecto, pero llamó la atención a los analistas que siguen las cuentas monetarias, la caída de 8,8% en el saldo de la cuenta del Tesoro. El viernes vencían Letras del Tesoro (Letes), más Letras Capitalizables (Lecap) y Letras ajustables por inflación (Lecer). El pago de esos papeles reperfilados se cumplió de acuerdo al nuevo cronograma, para lo cual el Tesoro tuvo que echar mano de esos recursos que, supuestamente, eran para fortalecimiento de las reservas.

Recién ayer desde Hacienda se pudo determinar extraoficialmente que esos dólares habían sido concedidos a mediados del año pasado en carácter de “refuerzo presupuestario”, y que el virtual cartel de “rompa el vidrio en caso de emergencia” hacía referencia justamente a una situación como la actual. Es decir, con el desembolso de u$s5.400 millones demorado para luego de definidas las elecciones presidenciales, y reservas disponibles en torno de los u$s 13.600 millones para atender los compromisos hasta fin de año, se optó por los dólares precautorios.

La otra alternativa, que fue descartada, era haber tenido que financiar los pagos con emisión de moneda, con el consiguiente riesgo que implica para la inflación la expansión monetaria en un contexto de caída de la demanda de dinero.

Otro argumento oficial a favor de recurrir a las reservas para pagar deuda es que se las utilizaría a modo de puente financiero, para atender déficits presupuestarios y financieros, mientras se preparan los números para la quinta revisión del acuerdo stand by y hasta tanto se defina un nuevo desembolso del organismo multilateral.

La referencia a compromisos presupuestarios refiere supuestamente a erogaciones corrientes que no tienen financiamiento, a la luz de las últimas cifras de recaudación, que estuvieron hasta 14 puntos porcentuales por debajo de la inflación interanual.

Desde el viernes pasado el Tesoro usó u$s1.963 millones de su cuenta en el Central para pagar letras, la renta de los bonos PAR y los cupones de otros dos títulos, el AA22 y el TO21 que vencieron ayer. Descontados esos pagos, ahora el saldo de la cuenta del Tesoro en el Central es de u$s5.200 millones.

Una fuente del mercado que estuvo cerca de la anterior gestión de Hacienda y del BCRA, reveló que en realidad esos dólares que el FMI había otorgado a principios del programa en junio de 2018, no tenían restricciones de uso, más que la de no ser empleadas para intervenir discrecionalmente en el circuito cambiario para contener la cotización del billete estadounidense.

La noticia fue recibida en forma ambigua en los mercados. Por un lado hubo quienes vieron el vaso medio lleno y leyeron que de esta forma, las reservas utilizables trepan a casi 20.000 millones de dólares. Un número más que suficiente como para hacer frente a las obligaciones financieras que hasta fin de año totalizan unos u$s10.500 millones en dólares, de los cuales las dos terceras partes son en moneda extranjera y el otro tercio en pesos.

Pero también están quienes vieron el vaso medio vacío e interpretaron que la situación sería más compleja de lo que se venía analizando y que la suficiencia o no de esos recursos dependerá en buena medida de lo que suceda con los depósitos en dólares, del ritmo de la liquidación de exportaciones y del resultado que arrojen las urnas el 27 de este mes.

Ayer el nivel de las reservas internacionales, según la información que da a conocer el BCRA, cayó u$s86 millones y en los primeros 3 días de octubre bajaron 448 millones a u$s48.254 millones. El total incluye el swap de monedas con el Banco Popular de China (u$s18.182 millones), los encajes por los depósitos en dólares en los bancos (u$s8.031 millones); préstamos del Banco de Ajustes de Basilea y DEG (u$s3.106 millones) y los dólares precautorios del FMI (u$s5.306 millones). En términos netos, las reservas ascienden hoy a u$s 13.647 millones.

alejandrocolle@gmail.com

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario