Edición Impresa

Leche: precio récord (en dólares)

Previsible: falta más leche y el escenario complica a los exportadores. Los altos costos de la energía jaquean a las economías regionales. Avanza el mercado climático para los granos.

... que, los u$s0,33 por litro de mayo, convertidos ahora en 0,34/0,35 por la baja relativa del dólar estos últimos días, vuelve a poner a la leche en el ojo de la tormenta, aunque por causas bien distintas. Es que la “ recuperación” que se puede comenzar a dar a nivel de tambo (en el peor momento productivo del año: el invierno), complica ahora a las usinas ( causantes básicas de esta situación por atraso en los precios al tambo) que enfrentan un alicaído mercado interno y el “control” oficial en los precios de productos al consumo, por la inflación; pero afecta más aún a los exportadores que a este nivel de valores de la materia prima, se “salen” de las posibilidades del mercado internacional al que muchos apuestan (incluido el Gobierno). Para colmo, la reacción de los productores no va a ser inmediata dado el deterioro del que vienen, y recién para primavera se puede esperar el tradicional aumento de los volúmenes. La situación puede llegar a ser similar en la ganadería donde los precios de la producción (en dólares) son los más bajos en casi 3 años y, además de los altos porcentajes de hembras en la faena (ya supera el 52%), se detectan al menos 2 millones menos de novillos que dos años atrás. Más de uno comienza a preguntarse cómo se va a abastecer, a este paso, el ritmo creciente de exportaciones al que se está apostando. El caso es que mientras otros países de la región exportan mucho más que Argentina (Brasil llega a u$s224.000 millones; México supera los u$s400.000 millones y hasta Chile ya alcanza los u$s64.000 millones), el país sigue estancado en alrededor de u$s59.000 millones, y complicado para salir, a pesar de las buenas perspectivas en varios rubros, sobre todo del campo y la agroindustria.

...que, a su vez, frente a un alterado mercado internacional caracterizado por un “ Weather market” en Estados Unidos, y la agitación política local de los últimos días, no impidieron que el campo cobrara una actividad febril que, en el caso de la Pampa Húmeda, se concentra en tratar de terminar la cosecha de maíz de la que falta levantar casi la mitad, y acelerar la preparación y siembra de la fina que en varias regiones está soportando excesos de humedad que frenan las labores. Los excesos de lluvias en el norte, el corrimiento de parte de esos volúmenes aguas abajo, la crecida que viene registrando el Paraná y las dudas sobre el comportamiento del clima en la entrada del invierno, complican adicionalmente a los productores que se quejan de los nuevos aumentos, tanto de combustibles ( la inflación de mayo superó el 3% y acumula más de 19% en lo que va del año), como el mantenimiento de gravámenes que ya debieran haberse removido, o la falta de devolución de beneficios como los reintegros que sí recuperó la industria automotriz, mientras la Agroindustria, a pesar de su peso a nivel nacional, sigue con las restricciones.

... que, a pesar de todo, se prevé que el campo va a mantear la apuesta y al aumento relativo del área de trigo y más aún, de maíz (el precio internacional aumentó más de 20% desde el 10 de mayo), se podría sumar también la de girasol con la que, según la Bolsa de Bahía Blanca, la Argentina podría aspirar a cubrir el 16% de la demanda mundial, aprovechando también el estancamiento de Ucrania, el principal productor. Tanto el resultado del maíz 19/20 que el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) ya proyecta para Argentina en unos 50 millones de toneladas, como las expectativas de girasol se van a tratar en el próximo congreso de la oleaginosa, el 2 de julio en el auditorio de la UCA en Puerto Madero, cuando el girasol será sometido a debate...

...que, menos clara es la situación para las economías regionales, especialmente para las electrodependientes, o las que deben contar con heladas ( como la vid o frutas), por el alto costo de los combustibles. En La Rioja, por ejemplo, Rubén Galleguillo, ministro de Planeamiento e Industria, reconoce que “ las tarifas (eléctricas) están descolocando a las economías regionales”, y “ no alcanza con los programas de mitigación que tiene la provincia”. Por otra parte, tanto los vinos, como las aceitunas, o el aceite de oliva, entre las producciones más importantes del campo, si bien se vieron alentadas por la mejora que llegó a registrar el dólar, ese avance luego fue erosionado por las retenciones y aumentos de tarifas”. Otros problemas “menores” pasan por la escasez de mano de obra “en blanco”, o el incremento de los costos fijos de producción que, en el caso de las aceitunas llegan hasta los frutos en planta. Más autoridades, sin embargo, mantienen las expectativas positivas sobre eventuales mejoras, algunas claves de la mano de la infraestructura. “A fines de junio sale de Japón un barco con productos para el NOA y va a entrar, desde los puertos de aguas profundas del Pacífico, por el Paso de San Francisco en Catamarca. Va a ser la demostración cabal de la mejora en fletes y tiempo”, resumió Galleguillo, uno de los impulsores de la salida por Chile.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario