Volvió el frío: cómo abrigarse correctamente

Lifestyle

Estamos a las puertas de la temporada invernal en el hemisferio sur. Acá te damos todos los tips para pasarla lo más bien, sin sufrir las bajas temperaturas.

El frío calendario nos indica que el mes próximo llega el invierno y, de hecho, ya estamos sintiendo cierto rigor climático, por lo menos en las mañanas y cuando llega la noche. Por eso es sumamente interesante recordar estos consejos prácticos que nos da la página Derecho en Zapatillas, para estar abrigados, cómodos y, sobre todo, sin congestión en esta temporada por venir.

1. El calor empieza por dentro

Lo primero es comer cosas calóricas, ya que el cuerpo genera su propia energía para mantenernos calientes. Sopa, chocolate, lasagna, guiso, café con crema, grasa y proteína son buenos en ese sentido. Recordemos que la ropa no genera calor, sino que mantiene el calor.

2. Ropa interior larga.

Nuestra primera avanzada para retener el calor. Calzoncillos y camiseta térmica. Si no hay de poliéster o sintéticos, puede ser seda. De algodón es mejor evitar, pero larga es clave.

3. Primera capa ajustada.

Como dijimos, la ropa no genera calor, solo lo conserva. Por eso la primera capa de ropa debe ser bien ajustada. También, de manera ideal, debería ser respirable y evitar la humedad. Algunos recomiendan que la primera prenda sea de algodón, porque mantiene el calor corporal y absorbe la transpiración, pero se complica si se transpira mucho porque no la evapora. Por eso suele mejor una prenda sintética.

4. Dos remeras son mucho más que dos.

Dos remeras abrigan más que un buzo liviano. Capas y más capas es la clave, el método cebolla es clave en esto de combatir el frío. La primera capa contiene la transpiración y nos aísla del resto. La segunda debe abrigar. La tercera, aislar.

5. El espacio de aire te mantendrá caliente.

La ropa, fuera de esa primera capa, no necesariamente tiene que ser ajustada: un sweater de lana, por ejemplo, crea una fina capa de aire entre la piel y el medio ambiente. El calor del cuerpo calienta la capa límite y el suéter evita que la capa salga despedida de su cuerpo. El aire aislado que circula entre cada capa es lo que mantiene caliente al cuerpo.

6. Hay tela que sí y tela que no.

Para la capa intermedia, la lana funciona muy bien o algún buzo o pantalón con frisa. El jean es malísimo, y el polar no suele servir salvo que sea muy buena calidad. Lo mismo los pantalones de gabardina fina. El corderoy sí abriga. Fibra natural sirve toda, toda, ej lana gruesa, es noble. Sintético solo sirve si es buena calidad.

7. Aislar contra el viento es fundamental

La capa exterior debe aislar del viento. Ahí sí que una buena campera cuesta unos pesos. La ideal se la desmontable. Pero puede suplirse con un chaleco de corderito y rompevientos.

8. Al poncho lo que es del poncho.

El poncho es un abrigo espectacular. Ya se pondrá de moda de nuevo, pero por lo pronto en Palermo podés andar con uno, incluso con sombrero gaucho, y nadie te va a mirar. Una opción es llevar chal o frazada encima.

9. Guantes, medias, accesorios.

Es verdad que en Buenos Aires el frío no suele ser extremo, pero siempre está bueno tener a mano un buen par de guantes y de medias térmicas. No se descarta la bufanda, pero es más práctico el cuellito. Por supuesto, acostumbrarnos al gorro, ya que el calor también se va por la cabeza. Atenti: hay unos guantes de lana finita que no sirven, y unos gorros de lana finita o sintéticos que tampoco sirven, salvo para posar en Instagram.

10. Siempre vestirse completamente antes de salir.

Nada de salir terminando de cerrarse el abrigo, o ponerse la bufanda en el camino. Todo debe estar "en posición" de antes de salir al frío, porque sino el cambio de temperatura interior/exterior nos sorprende parcialmente vestidos.

Cuidado con el agua y el viento

El agua transmite la temperatura mucho más rápido que el aire. Por eso es mejor estar desnudo que con ropa mojada. Si se va a hacer deporte o o a meterse en una zona húmeda, mejor secarse. La “sensación térmica” se estima en función de la temperatura, la humedad y el viento. Si hay viento, mejor evitarlo parapetándose o con algo que aísle, sellar mangas y tobillos y cuello.

También se puede ayudar a otros

Si se ve a alguien en situación de calle, se lo puede ayudar.

En CABA, se puede llamar al 108.

Hay lugares de asistencia para que pasen estos días con ropa y comida.

Hay que moverse

Se recuerda que, además de la ropa, también es fundamental el movimiento para combatir el frio. Quedarse quieto no ayuda para nada. Hay que "agitarse un poco", mover los pies si se está parado, incluso se recomienda "pisar" fuerte el cemento, como zapateando.

Sugerencias del especialista

El doctor Gabriel Lapman advierte que "es muy importante entender que la hipotermia -cuando la temperatura corporal es más baja que 35ºC- aparece con síntomas como temblores, pulso débil, vasoconstricción, entre otras, que pueden desencadenar en una hipotermia severa con problemas de salud muy graves".

"De este modo, abrigarse siempre en forma de mayor a menor es vital. Por ejemplo, empezar con una remera térmica, después una polera, un buen buzo, campera y bufanda, como en capas de cebolla", aseguró.

Las capas permiten ajustar el termostato al cuerpo al ponerse y quitarse prendas para mantener un nivel de comodidad y bienestar a medida que cambian las condiciones climáticas.

Para los más chicos

En el caso de los más chicos, de acuerdo a Sebastián Painceira de Gore & Associates, expertos en telas de alta tecnología para protección climática, es clave invertir en prendas con una alta capacidad de aislamiento frente al frio. "Prendas abrigadas y livianas para que los niños estén cómodos. Funcionales, es decir, claves para que puedan usarlas un año más y prendas sintéticas para evitan que se enfríen y no se deterioren con los lavados".

Temas

Dejá tu comentario