Política

Macri achicó diferencia sobre las PASO y se consolida como principal fuerza opositora

El Presidente remontó su performance tras la PASO, pero no le alcanzó para ir balotaje. La invitación a Alberto Fernández y el clima en el búnker.

Finalmente y como anunciaban todos los pronósticos, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, se alzó con el cargo presidencial en la primera vuelta con el 48% de los votos. La novedad política de la jornada electoral estuvo en el búnker de Juntos por el Cambio, donde Mauricio Macri reconoció una derrota que supo sin embargo estirar la ventaja obtenida en las PASO, y consolidarse como fuerza opositora con el 40%.

"Quiero felicitar a Alberto Fernández por la excelente elección", dijo Macri al subir al escenario a las 22.22 horas, en un tono discursivo muy distinto al de las PASO, cuando a esa misma hora mandó al electorado a dormir apenas se comenzaban a conocer los resultados del escrutinio provisorio.

El clima en el predio de Costa Salguero, sede del búnker de Juntos por el Cambio, fue de festejo durante toda la jornada. Los jefes de campaña celebraron los ocho puntos de ventaja obtenidos, para los que trabajaron durante el último mes con la estrategia de la caravana por las provincias. Allá lejos quedó agosto, cuando el oficialismo asumió en la mesa chica de la Rosada que dar vuelta la elección era imposible, pero que había que trabajar en fidelizar el electorado de la (ahora) oposición argentina.

"Esto recién empieza", resumió Macri acompañado por su candidato de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, anunciando que los dirigentes del espacio trabajarán para ofrecer una oposición "sana, constructiva y responsable".

"La Argentina que viene nos necesita a todos, esto recién empieza", sintetizó el Presidente al hablar a su electorado. "Sé que es una noche de emociones muy especiales, pero esto recién comienza y, como les prometí, vamos a estar más juntos que nunca para defender los valores que compartimos", remarcó en la misma línea el primer mandatario, al tiempo que señaló que quiere "seguir trabajando" junto a Pichetto.

Respecto a la transición de gobierno con el presidente electo, Macri señaló que se comunicó por teléfono con Alberto Fernández, y que lo invitó a Casa Rosada a tal fin.

Sin dudas, dijeron más las ausencias que las presencias en Costa Salguero. El faltazo de la socia política de Juntos por el Cambio, Elisa Carrió, dolió en el PRO. La diputada subió posteos a sus redes sociales durante la jornada electoral, en los que llamó a una vigilia de rezos que todavía continúa, y en los que incluso llegó a mencionar que Macri había ganado la elección.

Tampoco hubo radicales de peso apoyando a los candidatos. Quienes subieron al escenario fueron Daniel Salvador y Martín Lousteau, y Oscar Aguad, pero nada más. Los correligionarios deben renovar autoridades del partido en dos meses, y el resultado de este domingo sin duda será analizado en este contexto.

En el Gobierno confían en que la ventaja del oficialismo en la elección general comparada con las PASO es un voto que va para Macri, y esto, saben, lo posiciona en un mejor lugar al que ocupaba en agosto para disputar el poder al interior del PRO, frente a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Provincia y Ciudad

Antes de que Macri hablara en el escenario de Costa Salguero, lo precedieron la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En el mismo tono que Macri, Vidal salió a reconocer rápidamente la derrota bonaerense. "Quiero felicitar a Axel (Kicillof) y a todo su equipo por la elección", dijo la gobernadora que cosechó 38,61% frente al 52,08% de su oponente.

"El 10 de diciembre no termina nada, empieza otra etapa. Voy a seguir al lado de ustedes", explicó Vidal. En la misma línea, añadió: "Ni hoy ni el diez de diciembre termina nada, empieza otra etapa y voy a seguir al lado de ustedes, las urnas no matan nuestros sueños", remarcó.

Rodríguez Larreta en cambio, salió al escenario en un clima de festejo junto a su equipo, con el que celebró una elección histórica en la que cosechó el 55,44% de los votos frente al 35,47% de Matías Lammens."Quiero dar un gracias y un enorme reconocimiento de corazón a Mauricio y a Eugenia, con quienes empezamos este camino y dejaron su huella", dijo el jefe de Gobierno casi vaticinando la derrota.

Los globos quedaron desinflaron en el piso del predio del pabellón 5 de Costa Salguero, que supo hace menos de un año ser sede de los principales líderes del mundo durante el G20. Un "Mago sin Dientes" llorando y la ausencia de cantos entre los simpatizantes marcaron el final de la jornada electoral de Juntos por el Cambio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario