Política

Macri admitió "palazo" y quiere que Cristina hable

El Presidente habló ayer en un seminario y confirmó que la semana que viene llega una misión del FMI. Opinó sobre la sorpresa de las PASO y la bronca de los votantes con su gestión que, cree, se amortiguará para el cuarto oscuro de octubre.

Mauricio Macri se mostró más calmo que el lunes poselectoral y más tranquilo que la semana pasada, al hablar, como tercer orador, en un seminario que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires.

“Entramos en un proceso recesivo que ha sido muy duro, agotador y desgastante y ha habido un voto por bronca a esa situación que se manifestó en esta elección”, consideró el Presidente durante el encuentro que se realizó en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), organizado por el diario Clarín con el título “Argentina en un año clave: desafíos internos y externos”.

“Hago autocrítica porque quizás como ingeniero puse mucho foco en lo estructural y desatendí que en ese camino se producía este desgaste”, explicó Macri a los periodistas con quienes mantuvo un diálogo abierto.

En relación con el resultado de las PASO del 11 de agosto, Macri admitió que fue “un palazo” además de una sorpresa la diferencia de puntos que hubo con Alberto Fernández y se lo adjudicó a la bronca de los votantes por la situación económica.

“Quiero recoger el guante del cimbronazo porque antes que presidente soy una persona. Fue un palazo, por el resultado y por lo sorpresivo. Hoy estoy bien, trabajando”, señaló en referencia a la derrota electoral.

Para Macri, “el mensaje ha sido contundente” y a modo de autocrítica dijo que “desatendió” otras cosas, entre ellas, que “lo que hemos hecho no alcanza para que todos tengan la heladera llena y puedan vivir mejor”, pero prometió “un foco distinto para nuestro segundo mandato”.

El Presidente habló de su gestión y remarcó que “vamos a seguir dando la batalla en cada barrio al narcotráfico” y también se refirió al turismo como generador de recursos, momento en el que elogió al kirchnerismo por tener como propuesta el crecimiento de esa actividad, pero irónico se preguntó cómo lo harán si con ellos “están los gremios que quieren que se cierren las low cost y que no lleguen otras aerolíneas” al país.

En otro tramo, le pidió al Frente de Todos que explique “cómo” llevará adelante sus propuestas y se quejó porque “el único que habla” es Alberto Fernández.

“Me alegra que esté con una actitud de moderación y de desandar muchas cosas que sucedieron”, dijo sobre el candidato a presidente del Frente de Todos y arremetió con que en las elecciones “la alternativa es que continúe este Gobierno o vuelva a gobernar Cristina desde el lugar que esté” . Entonces Macri opinó que “lo que necesitamos en esta campaña es que cada uno hable y diga lo que propone” y que “la enorme mayoría de los votos” del kirchnerismo son de la exmandataria. Así insistió en que es “importante que escuchemos su visión” sobre el presente y el futuro del país. “Esa instrucción de que nadie pueda hablar no da tranquilidad”, dijo acerca de Cristina de Kirchner y señaló que “en nuestro espacio todos pueden hablar”.

En sentido, el Presidente aseguró que “no va a haber más cambios en Gabinete” luego de la salida del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, y se manifestó responsable de la derrota electoral en la provincia de Buenos Aires “como en cualquier otro distrito”, pero dijo que “si hay alguien que puede ganar una elección y sorprender, es María Eugenia , como sucedió en 2015, cuando querían que ponga a un político de la oposición”.

Defendió también la permanencia de Marcos Peña, y dijo que los ataques en su contra eran “una forma de criticar al Presidente sin hacerlo y yo lo asumo de esa manera, acepto las críticas”.

“Todos tenemos historia, no me puedo hacer el distraído de los tres años y medio que goberné, pero ellos no pueden hacerse los distraídos de los 12 años que gobernaron”, dijo aludiendo al kirchnerismo.

Macri cree que “el poder es algo delicado” y que “hay que lograr que el poder se maneje con autoridad, pero con honestidad y con salud mental”.

Además, confirmó que una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) viene la semana próxima al país y valoró el apoyo económico del organismo, lo que permitió “hacer lo que se tendría que haber hecho hace 70 años”. Finalmente resaltó que su Gobierno buscó “otro forma de convivencia y otra cultura de poder” y aseguró: “Sigo creyendo que mucha gente no fue a votar y que en una segunda reflexión la bronca va a ser compensada con una visión de presente y futuro distinta”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario