Economía

Mercado atento desde hoy al precio del dólar "cuidado"

¿Se terminó el veranito? ¿Fin de la pax cambiaria? ¿Sonó la campana de largada (de la dolarización)?

Los inusuales 25 grados que alcanzó ayer la temperatura y el brusco descenso que sobrevino luego, con cielo de tormenta, parecen una metáfora casi perfecta de lo que está sucediendo en el mercado financiero. Bonos como el Bonar 2020 (AO20) se movieron en terreno negativo toda la semana. El resto lo hizo en forma errática. El riesgo-país, que venía comprimiendo, revirtió la tendencia para volver a rozar los 800 puntos básicos. Y los ADR de acciones argentinas que cotizan en Wall Street perdieron hasta 7% en las últimas 5 ruedas.

Mientras tanto, la cotización del dólar, que había saltado más de 2% entre lunes y martes, volvió a los valores de cierre de la semana previa, luego de que el Banco Central interviniera con fuerza vendiendo contratos en el mercado de futuros, a razón de u$s100 millones diarios promedio, de acuerdo con la variación del open interest en el Rofex. Prueba más que indicativa de que el precio de la divisa estadounidense es probablemente el más cuidado y esencial de todos. Al menos para el Ejecutivo.

Los saltos de lunes y martes dispararon muchas preguntas. ¿Se terminó el veranito? ¿Fin de la pax cambiaria? ¿Sonó la campana de largada (de la dolarización)? Y varias más dentro de la misma tónica, todas reveladoras del ánimo subyacente entre analistas, operadores e inversores. Como que esperan una dolarización preelectoral y quisieran acertar con el timing correcto.

La contradicción es manifiesta, entre el repliegue de las cotizaciones de los activos argentinos, tanto en renta fija como variable, el rebote del riesgo-país, y lo que ocurre con el comportamiento del dólar.

El mercado ya sabía del poder de fuego del Banco Central para neutralizar la volatilidad cambiaria. Tampoco es un secreto que la calma cambiaria es prioridad para el Gobierno, de modo de llegar sin turbulencias a las elecciones primarias. Y después a las presidenciales de octubre.

Pero el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, prefirió recordarle el arsenal que posee para hacer frente a cualquier cambio de carteras.

En la conferencia de prensa relativa a la política monetaria, dedicó quizás más minutos al tema cambiario que al monetario. Y puntualizó que, ante una mayor demanda de dólares, cuenta con:

1 Los u$s60 millones diarios que vende por cuenta del Tesoro y suman u$s6.600 millones hasta fin de año.

2 El incremento concedido por el FMI para intervenir con ventas en el mercado de futuros, a u$s3.600 millones. Lo que partiendo de una posición comprada de u$s3.000 millones a fin de junio le otorga un límite de u$s6.600 millones (hoy menos, por las intervenciones del lunes al miércoles pasados).

3 Las ventas de los exportadores de cereales y oleaginosas, que el BCRA estima en u$s12.400 millones hasta fin de año.

4 Una moderación en las compras de divisas por parte de empresas, en una proporción de 1 a 10 respecto a 2018, siempre de acuerdo a los cálculos de Sandleris.

5 La posibilidad de intervenir con ventas en el mercado de contado, sin necesidad de preanuncio ni más límite que el de las reservas de libre disponibilidad. Enfatizó que hasta ahora el BCRA compró u$s978 millones y no vendió un solo dólar.

6 Que se corrigió el desequilibrio externo y que cayó fuerte la demanda de divisas para viajes y turismo.

7 Que la esperada dolarización de carteras ya ocurrió. Sandleris aseguró que fue en 2018 y que los portafolios ya están en dólares.

No pocos creyeron en el detallado informe del presidente del BCRA. De hecho, jueves y viernes el billete norteamericano volvió a tranquilizarse.

Pero también hubo quienes recordaron aquel anónimo refrán castellano: “Dime de qué presumes y te diré de lo que careces”. Para preguntarse luego qué tan realistas las estimaciones del Central y cómo puede influir en las decisiones del mercado las últimas encuestas para las primarias y el resultado de las urnas de agosto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario