Ahora Chávez le exige a Papa que se disculpe por la evangelización de América Latina

Mundo

El presidente venezolano Hugo Chávez pidió al papa Benedicto XVI que se disculpe por sus declaraciones sobre la evangelización en América, mientras las relaciones de su gobierno con la jerarquía de la Iglesia católica venezolana se encuentran en un bajo nivel.

"Como jefe de Estado, ruego a Su Santidad que ofrezca disculpas a los pueblos de nuestra América. Creo que es lo correcto ¿Cómo va a decir que vinieron, cuando vinieron con arcabuces, a evangelizar sin ningún tipo de imposición?", dijo Chávez en un acto en la noche del viernes.

Afirmó que con la conquista de América "ocurrió algo mucho más grave que el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial, y nadie puede negarlo, ni su Santidad puede negar el Holocausto aborigen en esta tierra".

En su primer viaje a América Latina, Benedicto XVI declaró en Sao Paulo, Brasil, la semana pasada, que el Evangelio cristiano "no fue una imposición de una cultura extraña" para las culturas precolombinas, que gracias a la evangelización conocieron al "Dios desconocido que sus antepasados, sin saberlo, buscaban en sus ricas tradiciones religiosas". Para el Papa, "Cristo era el Salvador que (los indígenas) anhelaban silenciosamente".

"Cristo llegó mucho después a América, no llegó con (Cristóbal) Colón, ahí llegó el anticristo", resaltó el mandatario, que recordó al dominico español Fray Bartolomé de las Casas, que en el siglo XVI denunció el genocidio indígena en su Historia de la destrucción de las Indias.

El Papa criticó además el resurgimiento de las religiones precolombinas, considerándolo "un retroceso".

"¿Cómo va a decir en esta tierra, donde aún están calientes los cuerpos de los mártires indígenas masacrados, que no hubo ninguna imposición?"

Chávez dijo que "con esas declaraciones, lo que hace es debilitar aún más a la Iglesia católica" en América latina, tras aludir a la preocupación papal con la hemorragia de fieles hacia las sectas evangélicas.

"Así como la iglesia católica ha reconocido errores, yo como indio descendiente de esos mártires que murieron por millones (...) con todo respeto, Su Santidad, ofrezca una disculpa, porque aquí hubo un verdadero genocidio, porque si no, significa negarnos a nosotros mismos", concluyó Chávez, quien precisó que este sábado llamaría al Papa por teléfono.

Benedicto XVI también se mostró preocupado por el surgimiento en la región de "formas de gobierno autoritarias o sujetas a ideologías que se creían superadas".

Sin embargo, esa última declaración no fue comentada por Chávez, pese a que varios analistas consideraron que le estaba dirigida, por su implementación en Venezuela del llamado "socialismo del siglo XXI".

Las relaciones de Chávez con la Iglesia católica han pasado por fuertes choques, aunque mejoraron el año pasado con el nombramiento del nuevo arzobispo de Caracas y cardenal, Jorge Urosa.

Sin embargo, la polémica regresó este año cuando Chávez, al iniciar su nueva gestión 2007-2013, proclamó la radicalización de su revolución y la construcción en Venezuela del socialismo del siglo XXI.

Cuando la Conferencia Episcopal le pidió que aclarara en qué consiste el socialismo que propugna, Chávez respondió enviándole textos de Carlos Marx, aunque también sostiene que está inspirado en el cristianismo.

Otro debate entre Chávez y la jerarquía católica es en torno a su aseveración de que Jesús fue el primer socialista de la historia.

Chávez manifiesta su fe cristiana y cita frecuentemente frases de los Evangelios, en un país mayoritariamente católico, aunque poco practicante.

El presidente venezolano se reunió una sola vez con el Papa Benedicto XVI, en mayo de 2006.

Desde que asumió la presidencia de Venezuela en 1999, Chávez fue tres veces al Vaticano, una de ellas para los funerales de Juan Pablo II quien realizó dos visitas a Venezuela, en 1985 y 1996.

Dejá tu comentario