Polémicas y dudas en la vuelta a clases en el hemisferio norte

Mundo

Se aplican medidas sanitarias excepcionales. EE.UU. compró millones de test rápidos para distribuir entre las instituciones, pero todavía no se definió la fecha del retorno.

Bruselas - Millones de niñas y niños retomaron ayer las clases presenciales al reabrir escuelas en Europa, Asia y Medio Oriente con estrictas medidas para evitar un mayor agravamiento de los contagios del nuevo coronavirus, mientras que Estados Unidos realizará “millones” de test rápidos para garantizar un retorno seguro.

El reinicio surge en momentos en los que referentes sanitarios como la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostienen que esta medida podría empeorar la segunda ola de contagios por covid-19. Este mismo temor ha llevado a muchos padres a no enviar a sus hijos a clase -todavía era prematuro establecer el promedio de ausentismo-, y disparado el medio de los docentes, que en algunos países, como España, afirman que las condiciones todavía no son óptimas.

Respecto a Europa, los pequeños franceses, belgas y británicos volvieron a las aulas. Los alemanes, norirlandeses o escoceses los precedieron en agosto. Se trata de todo un desafío para las autoridades. Los niños que volvieron a sus centros escolares no se encontraron con la escuela de “antes”, dadas las medidas sanitarias excepcionales que rodean el regreso.

Entre ellas, alumnos por clase a menudo reducidos -como en Grecia o en Bosnia-, cursos acortados, mascarillas obligatorias a partir de los 11-12 años o desde más pequeños aún en Grecia. Las autoridades quieren evitar a toda costa que las escuelas se conviertan en focos de propagación de covid-19.

En Francia, 12,4 millones de alumnos de todos los niveles volvieron a clase, “en el respeto de las prescripciones emitidas por las autoridades sanitarias”, como la mascarilla obligatoria para los profesores y los alumnos a partir de 11 años, incluso en el exterior del centro. El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, considera que el nuevo protocolo sanitario es “simple y claro”, pero algunos profesores, que ya iniciaron el regreso el lunes, lamentan que haya “puntos de interrogación” en cuanto a la organización en los comedores o en los patios de recreo.

En algunos países, los niños saldrán por turnos al recreo, para evitar la masificación. Es el caso de Grecia, donde el regreso escolar previsto el 7 de septiembre fue retrasado ayer por una semana hasta el día 14.

En el Reino Unido, se desaconseja a los padres de los alumnos permanecer durante mucho tiempo en el establecimiento. En Londres, la compañía de transportes colocó autobuses especiales para transportar a los alumnos.

Los profesores también están preocupados por el regreso al colegio de los niños que desconectaron totalmente durante el confinamiento.

La Unesco advirtió ayer que solamente uno de cada tres alumnos en el mundo, sobre un total de 1.500 millones, volverá a su escuela al final del verano boreal, y que los otros permanecerán “sin colegio” o “en la incertidumbre” vinculada a una educación total o parcial a distancia.

Varias escuelas de Italia reabrieron ayer sus puertas para quienes deben tomar cursos de recuperación antes del comienzo del ciclo lectivo, pero en este caso el uso del tapaboca no será obligatorio si se cumple el distanciamiento social.

En España, en cambio, el fuerte avance de los contagios en Madrid postergó cualquier intención de reabrir las escuelas y, por el contrario, impulsó a las autoridades a adelantar el fin de la temporada de verano de las piscinas municipales y ordenar que a partir de ayer a la noche los parques y los jardines de la ciudad permanezcan cerrados de 22 a 6.

Rusia superó el millón de contagios de coronavirus, pero el presidente Vladímir Putin defendió las ventajas de la educación presencial al conversar con alumnos en el día que marcó el comienzo del ciclo lectivo en el país. Rusia es el cuarto país del mundo con más casos confirmados, por detrás de EE.UU., Brasil e India.

Estudiantes de toda China comenzaron ayer un retorno pleno a las clases presenciales al reabrir miles de escuelas primarias y secundarias luego de dos semanas sin casos de coronavirus de transmisión local en el país cuna de la pandemia.

Alrededor de un 75% de los estudiantes de China ya habían comenzado las clases, y casi todo el resto lo hizo ayer, incluso en Wuhan, la ciudad central donde se detectó el primer caso de coronavirus a nivel mundial, a fines del año pasado.

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos enviará una “abrumadora mayoría” de las pruebas rápidas de covid-19 que compró a Abbott Laboratories la semana pasada a gobernadores y territorios para apoyar la reapertura de escuelas.

Por lo pronto, Nueva York, la única gran ciudad estadounidense que planea un retorno presencial a las aulas, aplazará la fecha de retorno al 21 de septiembre para poder implementar más medidas de mitigación del coronavirus exigidas por los maestros, que amenazaban con una huelga.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario