"Aquí vivimos muertos", escribió Ingrid Betancourt en una carta

Mundo

Bogotá (Télam/SNI).-La ex candidata presidencial colombiana, Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC hace cinco años, dijo que los rehenes de la guerrilla, que "vivimos muertos", no son un tema "políticamente correcto", se lamentó por el individualismo y la falta de solidaridad en Colombia y reivindicó la voluntad mediadora del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Los secuestrados en poder de las FARC son como "los leprosos que afean el baile" y no son un tema "políticamente correcto", pues "suena mejor decir que hay que ser fuertes frente a la guerrilla aún sin sacrificar algunas vidas humanas", sostuvo Betancourt en aparente referencia al gobierno de Álvaro Uribe, en la carta dirigida a su madre, Yolanda Pulecio.

La misiva es parte del material secuestrado a tres personas arrestadas por el gobierno colombiano el jueves en Bogotá, que según el presidente Hugo Chávez y la cúpula de las FARC, eran los correos que llevaban las pruebas de vida de los rehenes a Venezuela tal como habían acordado el mandatario venezolano y el lider guerrillero Manuel Marulanda cuando se desarrollaba la mediación, cancelada por Uribe días atrás.

En la carta, reproducida por el diario colombiano El Tiempo, Betancourt lamentó que Colombia sea una nación "insolidaria e individualista", aunque dijo aspirar "a que algún día tengamos esa sed de grandeza que hace surgir a los pueblos de la nada hacia el sol".

La política agradeció la gestión mediadora de Chávez y de la senadora colombiana opositora Piedad Córdoba a quienes le manifestó su "afecto y admiración" y les hizo saber que la vida de los rehenes están "en el corazón de ellos, que sé que es grande y valeroso".

También agradeció el apoyo de Francia, país del que es ciudadana, y le recordó a su presidente, Nicolás Sarkozy, que "está parado en el meridiano de la historia".

En contraste con su apreciación de la sociedad colombiana, Betancourt, aseveró que "con el presidente Chávez, el presidente (de Estados Unidos, George) Bush, y la solidaridad de todo el continente podríamos presenciar un milagro", en relación con un posible intercambio de rehenes.

La ex candidata presidencial dedicó varios párrafos a describir su estado de salud y de ánimo durante el cautiverio, que ya lleva cinco años.

"Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer, el apetito se me bloqueó, el pelo se me cae en grandes cantidades", le explicó a su madre, y agregó que "lo único que está bien" es que "no tengo ganas de nada" porque "aquí en esta selva la única respuesta a todo es 'no'".  

"La vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo. Vivo o sobrevivo en una hamaca tendida entre dos palos, cubierta con un mosquitero y con una carpa encima, que oficia de techo, con lo cual puedo pensar que tengo una casa", comentó.

Por último, rescató la importancia de la convivencia con los otras rehenes al resaltar que "todos estos años han sido terribles, pero no creo que podría seguir aún viva sin el compromiso que nos brindaron a todos los que aquí vivimos muertos".

La autenticidad de los párrafos de la carta difundidos por El Tiempo, fue reconocida ayer por el gobierno colombiano y la madre de Betancourt, quien anunció que junto a su otra hija Astrid, demandará al diario por haber publicado el texto.

Pulecio sostuvo que la divulgación de la misiva es una violación "a la intimidad de Ingrid", hecho que le causó un "dolor profundo", según informó la agencia de noticias Ansa.

"No tengo palabras para describir lo que sentimos Astrid y yo, y estamos pensando, naturalmente, en poner una demanda, porque no hay derecho", manifestó Pulecio, quien se encuentra en Caracas junto a otros parientes de rehenes para entrevistarse con Chávez y agradecerle por su gestión.

El fiscal colombiano, Mario Iguarán, también lamentó la filtración de la carta a la prensa, y dijo que investigará al interior de su organismo para establecer quién entregó la carta al periódico.

Dejá tu comentario