Arresto de alto impacto y crisis palaciega en Jordania

Mundo

Amán - Una ola de detenciones que alcanzó al expríncipe heredero, acusado de complotar con “fuerzas extranjeras” para desestabilizar al país, sacudió ayer el corazón de la monarquía de Jordania.

La crisis estalló cuando el hermanastro del rey Abdalá II, el príncipe Hamza, anunció que había sido puesto bajo “arresto domiciliario” en su palacio de Amán, tras ser acusado por el Ejército de actividades contra “la seguridad del reino”.

En un video enviado a la BBC por su abogado, el príncipe jordano dijo que el jefe del Estado Mayor del Ejército había visitado su casa y le había dicho que “no podía salir”.

El vice primer ministro jordano, Ayman Safadi, aseguró ayer que Hamza estuvo en contacto con actores extranjeros con la intención de complotar para “desestabilizar el país” y contó que el príncipe venía siendo vigilado hace tiempo, informó el diario británico The Independent.

Asimismo, detalló que la inteligencia jordana había interceptado ciertas comunicaciones en lo que llamó la “hora cero”.

“Entonces quedó claro que pasaron del diseño y la planificación a la acción”, dijo Safadi a periodistas y señaló que entre 14 y 16 personas fueron detenidas el sábado a la noche, entre ellas, un exasesor del actual rey -Basem Awadala-, un viejo confidente Abdalá II y antiguo ministro de Finanzas, y un miembro de la familia real identificado como Sharif Hasán Ben Zaid.

El príncipe Hamza negó haber participado en un complot y acusó a las autoridades de “corrupción” e “incompetencia”.

“Yo no soy el responsable del colapso de la gobernabilidad, la corrupción y la incompetencia que ha prevalecido en nuestra estructura de Gobierno durante los últimos 15 a 20 años y que ha ido empeorando. No soy responsable de la falta de fe que la gente tiene en sus instituciones”, aseguró Hamza, de 41 años y príncipe heredero entre 1999 y 2004.

Dejá tu comentario