Bolsonaro afronta indemne la recesión y la crisis por el coronavirus: su aprobación subió al 40%

Mundo

Se trata del porcentaje más alto desde que asumió la presidencia de Brasil. Su popularidad creció en los últimos nueve meses. Fue clave el subsidio estatal a sectores pobres por la pandemia.

Ni las decenas de miles de muertos por coronavirus en Brasil ni la recesión de la mayor economía de la región han hecho mella en la popularidad del presidente Jair Bolsonaro, quien alcanzó en septiembre la tasa más alta de su gobierno: 40%, de acuerdo a un sondeo de Ibope divulgado este jueves.

La encuesta, encargada por la poderosa Confederación Nacional de la Industria (CNI), registró que la aprobación del gobierno del ultraconservador pasó del 29% en diciembre del año pasado –el valor más bajo desde su asunción en enero de ese año- al 40% este mes.

Mientras que quienes calificaron de malo o terrible a la administración de Bolsonaro bajó de un 38 a un 29%. El porcentaje de brasileños que consideró como regular al ejecutivo se mantuvo estable en el 29%.

De acuerdo a O Globo, el sondeo de Ibope fue realizado a 2.000 personas, entre el 17 y el 20 de septiembre en 127 ciudades. “Por lo tanto, el cuestionario se aplicó durante un período de altos precios de los alimentos y antes del inicio del pago de las cuotas residuales de la ayuda de emergencia” por la pandemia de coronavirus.

La encuesta mostró también una mejora en la opinión que tienen los consultados sobre cómo Bolsonaro dirige a Brasil. El 50% aprueba la gestión, mientras que el 45% la desaprueba. En la anterior medición esas cifras fueron del 41% y 53%, respectivamente.

La encuesta encargada por la CNI habitualmente es ponderada por su importancia y confiabilidad. Siempre se realiza cada tres meses, pero debido a la pandemia de coronavirus se postergó varias veces.

Cabe destacar que entre la anterior medición y esta última, Brasil registró la muerte de 139.065 personas como consecuencia del Covid-19, con Bolsonaro liderando una campaña contra las medidas de prevención contra la enfermedad.

El propio presidente estuvo infectado con coronavirus pero eso no alteró su usual despreocupación por usar barbijo y evitar multitudes. En cambio, insistió con menospreciar la peligrosidad de la pandemia y concentrarse en criticar las consecuencias económicas de los cierres estaduales.

Como parte de su intento por frenar el impacto de la recesión –el PBI de Brasil caerá 5% en 2020- el mandatario ultraconservador liberó una ayuda de emergencia de 600 reales para 65 millones de trabajadores informales y desempleados, la cual ahora se redujo a 300 reales. En el pasado, había criticado ese tipo de política asistencial durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT).

El auxilio estatal lo enfrentó con su superministro de Economía, Paulo Guedes, promotor de recortes en el gasto público incluso durante la pandemia, pero le proporcionó un éxito sobre terreno: redujo los índices de pobreza a los niveles más bajos de las últimas cuatro décadas.

La encuesta de Ibope cobra particular importancia, además, porque faltan apenas semanas para que Bolsonaro afronte su primera prueba en las urnas, con los comicios municipales.

A inicios de esta semana, el expresidente de izquierda Lula da Silva anunció que apoyará a cualquier candidato que combata al ultraconservador en las presidenciales de 2022.

El considerado mandatario más popular en la historia de Brasil empataría con Bolsonaro en un escenario de balotaje con 30% de los votos, según un sondeo de Poder360. No obstante para poder candidatearse, la justicia debería anular las condenas en su contra por corrupción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario