La CPI suma pruebas contra el ultraderechista

Mundo

Brasilia - El exministro brasileño de Salud Nelson Teich (foto) dijo ayer ante la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) instalada en el Senado que su renuncia se debió a la presión de Jair Bolsonaro para prescribir cloroquina contra el covid-19, pese a ser un remedio ineficaz contra el virus y potencialmente peligroso.

Teich renunció en mayo del año pasado, sin siquiera de completar un mes en el cargo. Fue el segundo de los cuatro ministros de Salud que se sucedieron en esa cartera desde el inicio de la pandemia que ya dejó más de 411.000 muertos, un balance superado solo por Estados Unidos.

Ese oncólogo de 63 años no había explicado hasta ahora públicamente el motivo de su renuncia y solo lo hizo este miércoles, ante la CPI que investiga si el Gobierno fue negligente en la gestión de la pandemia.

“Entendí que no iba a poder tener la autonomía y libertad necesarias para trabajar”, afirmó. “La falta de autonomía era más evidente en mis diferencias con el gobierno acerca de la eficacia y a cómo debía usarse el fármaco cloroquina en el tratamiento del covid-19”, agregó.

“Mi convicción personal, basada en estudios, era que no había evidencia de que fuese eficaz”, especificó.

El predecesor de Teich en el cargo, Luiz Henrique Mandetta, refirió el martes ante la CPI que alertó “sistemáticamente” a Bolsonaro, sin ser oído, sobre las “gravísimas consecuencias” de sus posturas frente a la pandemia, que colapsó el sistema hospitalario de muchos estados brasileños. La pesquisa podría derivar en un juicio político contra el jefe de Estado.

En tanto, la CPI analiza convocar a Carlos Bolsonaro, hijo del presidente, para indagarlo sobre la “presión” a favor del uso de la cloroquina.

Dejá tu comentario