Reino Unido: presión para Boris Johnson y cita histórica para el Sinn Fein en los comicios locales

Mundo

La jornada dejará en claro el nivel de apoyo del cuestionado primer ministro y su Partido Conservador. Irlanda del Norte podría tener su primer gobierno nacionalista.

Los británicos votaban el jueves en unas elecciones municipales y regionales que en Inglaterra tienen valor de prueba para el acosado primer ministro Boris Johnson y en Irlanda del Norte deberían dar una histórica victoria al republicano Sinn Fein.

Los colegios electorales abrieron a las 06:00 GMT (03:00 hora argentina) y cerrarán a las 21:00 GMT (18:00 hora argentina). Johnson, de 57 años, fue a votar a primera hora acompañado por su perro Dilyn en el centro de Londres.

https://twitter.com/BorisJohnson/status/1522168449589514240

Los primeros resultado se anunciarán durante la noche, pero habrá que esperar a la tarde del viernes o incluso el sábado para conocer los definitivos.

En Inglaterra, Gales y Escocia se eligen 146 consejos municipales -incluidos los 32 distritos de Londres- en unos comicios que suelen movilizar a pocos votantes.

Su resultado mostrará si los electores siguen confiando en el Partido Conservador de Boris Johnson pese a los escándalos que acosan a su controvertido líder, multado por la policía por haber violado las normas de confinamientos que él mismo impuso durante la pandemia de Covid-19.

La investigación policial sigue abierta y Johnson podría ser multado otra vez, además de ser objeto de futuras pesquisas por una comisión parlamentaria que determinará si mintió a los diputados cuando aseguró que no se habían infringido las reglas en los locales donde vive y trabaja.

Embed

Del otro lado del mar de Irlanda, en la provincia británica de Irlanda del Norte, el desafío es diferente: se elige al parlamento regional del que saldrá el nuevo gobierno autónomo local y los nacionalistas del Sinn Fein podrían alzarse por primera vez como principal fuerza política en esta región de 1,9 millones de habitantes.

De ser así, su cabeza de lista, Michelle O'Neill, puede convertirse en la primera republicana en dirigir el gobierno -que su partido debe conformar con los unionistas del DUP- en los cien años de historia de esta nación.

Ex brazo político del Ejército Republicano Irlandés, IRA, que durante 30 años se enfrentó al poder británico y los paramilitares unionistas en un sangriento conflicto que terminó en 1998, el Sinn Fein tiene como último objetivo la reunificación de Irlanda.

Sin embargo, durante la campaña O'Neill se centró en cuestiones sociales como la descontrolada inflación, más que en una unificación que su partido quiere someter a referéndum.

"Todo el mundo está más preocupado por los salarios y la seguridad laboral. Si formamos parte del Reino Unido o de la República de Irlanda no estaría entre los 20 primeros problemas", dijo a la AFP John Potts, funcionario municipal de 56 años que manifestaba frente al ayuntamiento de Belfast.

Sin embargo, "será todo un cambio radical si una nacionalista se convierte en primera ministra", subraya Deirdre Heenan, politóloga de la universidad del Ulster.

Aunque si Sinn Fein y DUP -obligados a compartir el poder por el tratado de paz de 1998- no se ponen de acuerdo, la formación del nuevo ejecutivo podría quedar bloqueada.

En el resto de Reino Unido, y principalmente en Inglaterra, el Partido Laborista, primera formación de la oposición británica, busca aprovechar la caída de popularidad de Boris Johnson para intentar reconquistar los bastiones izquierdistas que el conservador le arrebató en las legislativas de 2019.

Si el resultado de estos comicios es malo, la rebelión interna, calmada por la guerra de Ucrania, podría reavivarse en el Partido Conservador para activar una moción de censura con que reemplazar a su líder y por consiguiente al inquilino de Downing Street.

Dejá tu comentario