Un exasesor acusó a Boris Johnson de provocar un desastre

Mundo

Londres - El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que prefería ver “cuerpos apilados” antes que ordenar otra cuarentena ante el avance del nuevo coronavirus, afirmó ayer su exasesor Dominic Cummings, quien calificó de “absoluto desastre” la forma en que se gestionó la pandemia.

Ante una comisión parlamentaria, el exconsejero afirmó haber escuchado al premier conservador pronunciar esa frase el 31 de octubre pasado después de haber decidido, tardíamente, decretar un segundo confinamiento, tal como informó en su momento la cadena BBC.

Johnson negó haberlo dicho, pero al ser interrogado por una legisladora, Cummings afirmó que lo que publicó la BBC “es correcto” e indicó que él mismo lo escuchó.

Durante su comparecencia, que deja al líder tory en una delicada posición, Cummings criticó al Gobierno por no haber tenido un plan para proteger a la población de la pandemia y calificó la falta de datos para evaluar la amenaza del coronavirus como un “absoluto desastre”.

El hombre, que fue un influyente asesor del primer ministro y cerebro detrás la campaña del brexit, se enfrentó a una serie de preguntas de los parlamentarios sobre las decisiones que se tomaron en torno a la pandemia durante el tiempo que estuvo trabajando en Downing Street.

Antes de comenzar a enumerar los errores, Cummings se disculpó por las equivocaciones cometidas durante la crisis y afirmó que el Gobierno “falló” cuando “la gente más nos necesitaba”. Así, dijo que miles de personas murieron innecesariamente como resultado de errores del Gobierno.

Entre una serie de acusaciones, reveló que el primer caso confirmado de coronavirus fue a fines de enero y en las semanas siguientes hubo un goteo de casos traído por viajeros de Asia y Europa continental.

Aseguró además que el primer ministro todavía consideraba la pandemia como “solo una historia de terror” en febrero del año pasado y estaba dispuesto a hacer todo lo posible para mostrarle a la gente que no había ningún riesgo importante.

También criticó a los ministros de alto rango, alegando que Johnson estaba dispuesto a ser inoculado con coronavirus en directo para mostrar a la gente que era “sólo la nueva gripe porcina”.

“No importa si tenés grandes personas haciendo comunicaciones. Si el primer ministro cambia de opinión diez veces por día y luego llama a los medios de comunicación y contradice su propia política, día tras día, van a tener desastres en las comunicaciones”, afirmó.

Cummings relató que Johnson estaba preocupado por el impacto en la industria del turismo, pero le habían advertido que si no controlaban durante abril no habría industria turística.

Cummings también apuntó contra el ministro de Salud, Matt Hancock, al afirmar que estuvo “completamente equivocado” cuando sugirió que la inmunidad de rebaño nunca fue parte del plan original del Gobierno y lo acusó de mentir.

Cummings, fue el hombre más poderoso del Gobierno británico desde su nombramiento como asesor principal del líder conservador en julio de 2019.

Protagonizó su mayor polémica en mayo del año pasado, cuando se descubrió que había abandonado Londres en pleno confinamiento, cuando estaba prohibido alejarse del domicilio.

Dejá tu comentario