Brasil marcó un récord de desempleo, 13,8%, en el tercer trimestre

Mundo

El indicador para mayo-julio es el mayor desde el inicio de la medición en 2012 y afectó a 13,1 millones de brasileños.

La tasa de desempleo en Brasil subió a 13,8% en el trimestre mayo-julio, un récord desde el inicio de la serie histórica en 2012, informó este miércoles el instituto oficial de estadísticas IBGE.

El guarismo muestra un aumento de dos puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo del año pasado (11,8%), con un fuerte incremento desde febrero de este año, cuando se situaba en 11,6%, antes del inicio de la pandemia de coronavirus.

En el periodo mayo-julio, había 13,1 millones de personas en busca de trabajo, un número similar al trimestre anterior (febrero-abril), pero 561.000 más (+4,5%) que en el mismo periodo de 2019, precisó el IBGE, que realiza sus estudios en base a trimestre móviles.

El récord anterior de desempleo, de 13,7%, databa del primer trimestre de 2017, cuando Brasil acababa de vivir dos años de recesión económica.

El impacto del coronavirus no solo disparó el desempleo, sino también el número de personas "desalentadas", que desistieron de hacerlo por falta de oportunidades. Ese indicador llegó también a un récord de 5,8 millones (frente a 5,683 millones en junio) y supone un 20% más que en el mismo periodo de 2019.

El aumento de ambas categorías tiene que ver con el fin de la cuarentena en varios estados de Brasil, juzgado precipitado por muchos analistas. El país sudamericano, con casi 143.000 muertos y 4,7 millones de casos, es el segundo en numero de óbitos (detrás de Estados Unidos) y el tercero en contagios (detrás de Estados Unidos e India).

"Aparte de sacarle el trabajo, la pandemia imposibilitó su búsqueda, sea por las medidas restrictivas, por la parada de las actividades económicas o por cuestiones de salud personal", dijo Adriana Beringuy, encargada de la encuesta del IBGE.

La población ocupada en Brasil retrocedió a 82 millones, el menor contingente de la serie histórica, lo cual supuso la destrucción de 7,2 millones de puestos de trabajo frente al periodo febrero-abril de este año y de 11,6 millones frente al periodo mayo-julio de 2019.

Los estudios muestran un repunte de la actividad desde julio, con perspectivas de atenuación de la debacle económica.

Los analistas consultados semanalmente por la encuesta Focus del Banco Central prevén una contracción de 5,04% del PBI de Brasil este año. Hace dos meses, la proyección era de un derrumbe de 6,5%.

Contrariamente a los indicadores de producción y consumo, "el mercado laboral no da aún señales consistentes de recuperación", lo cual puede "plantear restricciones a la velocidad futura de la recuperación económica", indicó este mes el Banco Central en su Informe Trimestral de Inflación.

El consumo de los últimos meses estuvo básicamente sustentado por el auxilio de emergencia de 600 reales (unos 110 dólares) dado desde abril a septiembre por el gobierno de Jair Bolsonaro a unos 65 millones de brasileños (casi un tercio de la población). Esa ayuda fue reducida a 300 reales en septiembre y no tiene previsión por el momento de extenderse más allá de diciembre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario