Bush admite por primera vez que EEUU "no está ganando la guerra en Irak"

Mundo

El presidente George W. Bush reconoció por vez primera que Estados Unidos no está ganando la guerra con Irak, al tiempo que piensa aumentar el número de efectivos de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

En una entrevista exclusiva que publica hoy el Washington Post, Bush declaró, asumiendo la frase del general Peter Pace, jefe del Estado Mayor, que "no estamos ganando, no estamos perdiendo" en Irak.

Hace tan sólo dos meses Bush aseguraba que "sin duda alguna, estamos ganando" en Irak y en la entrevista matizó que esa afirmación, del pasado 25 de octubre, "fue una expresión de mi convicción de que vamos a ganar".

Bush también reconoció que está estudiando intensificar y aumentar el actual despliegue de fuerzas estadounidenses en Bagdad durante un período limitado, con el fin de acabar con los insurgentes suníes y las milicias chiies para dejar al Gobierno iraquí en control de la capital.

La propuesta de la Casa Blanca sobre Irak prevé el envío a Bagdad de entre 15.000 y 30.000 efectivos adicionales para reforzar a los 17.000 ya desplegados en la capital iraquí, durante un período de seis a ocho meses.

Esta propuesta de la Casa Blanca no cuenta con el respaldo de los miembros del Estado Mayor, que expresaron sus reticencias al propio Bush en una reunión la semana pasada en el Pentágono, y que quieren un aumento general de los efectivos de las Fuerzas Armadas estadounidenses, con el incremento presupuestario que eso comportaría.

Bush, que hasta ahora se opuso a un aumento de los efectivos de las Fuerzas Armadas estadounidenses, como piden los jefes militares, declaró en la entrevista con el Washington Post que "me inclino a creer que sí necesitamos aumentar nuestras tropas, el Ejército, los Marines".

"Hablé de esto con el Secretario (de Defensa, Robert) Gates y él va a dedicar un tiempo hablando con la gente en el edificio (el Pentágono) y volverá con una recomendación para mí sobre cómo seguir adelante con esta idea", dijo Bush.

En aparente alusión al extremismo islámico, Bush explicó que "esta guerra ideológica en que estamos inmersos va a durar un buen tiempo y vamos a necesitar fuerzas armadas capaces de sostener nuestros esfuerzos y ganar la paz".

Sólo el Ejército cuenta con unos 500.000 efectivos, cifra que dentro de uno o dos años podría verse aumentado en hasta 70.000 adicionales.

El Ejército calcula en 1.200 millones de dólares el coste de cada 10.000 soldados adicionales y estima que para su reclutamiento y formación se tardaría más de un año.

Preguntado por el Washington Post sobre la afirmación hace unos días del ex Secretario de Estado y ex Asesor de Seguridad Nacional, el general en el retiro Colin Powell, de que las fuerzas armadas "están rotas" por la sobrecarga que suponen los conflictos en Afganistán e Irak, Bush contestó que "no he oído el término 'rotas', pero sí he oído la palabra 'estresadas'".

"No hay duda de que las Fuerzas Armadas han sido empleadas a fondo", reconoció Bush al señalar que "la cuestión fundamental es ¿podrán colaborar los Republicanos y los Demócratas con la Administración para asegurar a nuestras fuerzas armadas y al pueblo americano de que vamos a colocar a nuestras fuerzas armadas en condiciones para que estén listas y capaces para mantenerse desempeñando una guerra larga?"

Dejá tu comentario