Bush: "Falta mucho para derrotar a Al-Qaeda"

Mundo

Islamabad (ANSA) - El presidente estadounidense, George W. Bush, destacó ayer el rol de Pakistán en la llamada lucha contra el "terrorismo", pero admitió que "falta mucho por hacer para derrotar a Al Qaeda", tras una reunión con su colega, Pervez Musharraf, en el último tramo de su visita a la región.

La visita de Bush quedó enmarcada en una serie de medidas de seguridad sin precedentes que transformaron a la capital del país en una ciudad fantasma, mientras la policía arrestó a unos 350 opositores islámicos.

En la frontera con Afganistán, grupos de milicias islámicas y el ejército paquistaní se enfrentaron en combates, tras una operación de dos días realizada por fuerzas militares en un campo de adiestramiento en Saidgai, en Waziristan Norte, 250 kilómetros al sudoeste de Islamabad.

Los grupos islámicos lanzaron ataques simultáneos contra puestos del gobierno paquistaní en Miran Shah, principal centro en la región de Waziristan Norte, dijeron fuentes militares y testigos.

Reportes de inteligencia sostienen que en esa zona montañosa de la frontera
paquistaní tiene refugio el jefe de Al Qaeda, Osama Bin Laden, en donde habita la etnia Pashtun.

A última hora de ayer, se informó que 25 combatientes fueron muertos por las fuerzas de Islamabad.

La llegada de Bush, el viernes por la tarde, fue precedida de manifestaciones de protesta en las grandes ciudades paquistaníes y una huelga general convocada por partidos islámicos.

El jueves, un diplomático estadounidense murió en un atentado perpetrado en cercanías del consulado norteamericano en Karachi.

Grupos paquistaníes organizaron manifestaciones contra la visita de Bush, última etapa del viaje del presidente norteamericano por Asia, tras su paso por Afganistán e India.

Las autoridades locales anunciaron arrestos y medidas preventivas contra exponentes de la oposición, con el objetivo de impedir su participación en las protestas.

Entre los detenidos se encuentra el ex jugador de cricket, el millonario Imran Khan, puesto bajo arresto domiciliario para impedirle encabezar una marcha en Rawalpindi, ciudad militar cercana a Islamabad.

Khan, quien a pesar de la escasa convocatoria de su partido Tehril-i-Insaaf es una figura de prestigio en el país, dijo que el apoyo de Bush al presidente Musharraf retrasa el retorno de la democracia en Pakistán.

Además, criticó la lucha contra el "terrorismo" conducida por las fuerzas paquistaníes y estadounidenses en la frontera con Afganistán, donde a menudo hay decenas de víctimas civiles.

También fue arrestado el jefe de la coalición islámica MMA (Muttahida Majlis-i-Amal), Qazi Hussain Ahmed, puesto bajo detención domiciliaria en Lahore, este del país.

Según denuncias del dirigente del MMA, Liagat Baluch, la policía arrestó hoy a 350 dirigentes locales de partidos islámicos.

Bush resaltó la "valiente decisión" de Musharraf de unirse a lo que él y sus portavoces llaman "guerra contra el terrorismo" y dijo que "falta mucho por hacer para derrotar a Al Qaeda".

El presidente de Estados Unidos aseguró no tener objeciones a la construcción de un gasoducto, que prevé unir Irán con India a través de Pakistán, aunque rechazó un acuerdo nuclear con Islamabad en los mismos términos al que firmó con Nueva Delhi.

"Nuestro problema con Irán no alcanza al gasoducto. Nuestro problema es que ellos quieren desarrollar armas nucleares y creo que armas nucleares en manos iraníes es peligroso para nosotros", dijo Bush, al insistir en esa tesis de la Casa Blanca.

Sobre el conflicto de Cachemira, zona disputada por India y Pakistán, dos países que poseen armas atómicas, Bush destacó el clima de distensión en la región y dijo que "finalmente las cosas están cambiando".

Además, reclamó a su colega paquistaní la organización de elecciones "libres y honestas" en 2007.

"Estoy convencido que la democracia es el camino de Pakistán", dijo Bush, y agregó: "El presidente Musharraf ha comprendido que en el largo plazo el modo de debilitar al terrorismo es sustituir una ideología del odio por una ideología de esperanza".

Musharraf expresó a Bush su "gratitud por los esfuerzos para llevar la paz a la región".

"Hablé con Bush de la cuestión de Cachemira y le pedí continuar con su ayuda para cumplir con todos los pasos necesarios para alcanzar la paz", manifestó el presidente paquistaní.

Además, dijo que se acordaron "las bases para una fuerte y duradera cooperación" entre Pakistán y Estados Unidos, "que incluyen la defensa, la cooperación contra el terrorismo y la resolución de todas las disputas, incluida la de Cachemira".

Musharraf, quien llegó al poder en 1999 a través de un golpe de estado y fue confirmado en el cargo en un referendo que se realizó en la primavera de 2002, consideró que cualquier decisión del gobierno paquistaní debe respetar los marcos constitucionales.

Dejá tu comentario