16 de julio 2011 - 23:40

Chávez delegó facultades y viajó a Cuba para comenzar quimioterapia

El presidente venezolano, Hugo Chávez.
El presidente venezolano, Hugo Chávez.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que está "obligado a vivir", al emprender viaje a Cuba para someterse a una nueva fase del tratamiento médico contra el cáncer, que incluye quimioterapia.

El mandatario reveló que este domingo comenzará el tratamiento de quimioterapia en La Habana y afirmó sentirse más seguro que nunca de que superará la enfermedad, a fin de regresar "pronto".

"Me tengo que ir para cumplir el mandato de la recuperación plena. Nunca antes me sentí más seguro de que lo lograremos. Viviremos y venceremos", señaló en una reunión con dirigentes de su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Chávez fue autorizado por la Asamblea Nacional (Congreso) para ausentarse del país, con el objeto de someterse al tratamiento y conservará sus facultades presidenciales mientras dure su convalecencia.

El mandatario de 56 años delegó algunas facultades en el vicepresidente, Elías Jaua, incluyendo la firma de traspasar fondos entre ministerios y decretos de expropiación. Además concretó un registro electrónico de su firma para rubricar documentos oficiales desde donde se encuentre.

Afirmó que estará atento "cada día, cada minuto del acontecer interno y en contacto permanente por distintas vías con el señor vicepresidente Elías Jaua, los vicepresidentes de gobierno, a quienes doy un abrazo cálido".

"Vendré y seguiré transitando esta nueva etapa de mi vida con la más grande voluntad de vivir junto a ustedes, de seguir viviendo junto a la nación venezolana estos tiempos de resurrección. No es tiempo de morir, es tiempo de vivir", destacó.

Chávez aseguró que mantiene completas sus facultades para seguir gobernando desde su convalecencia y que de lo contrario aceptaría lo que dice la Constitución sobre las ausencias del jefe de Estado.

"No es como dice la oposición que debo entregar el poder. De sentirme con mis capacidades disminuidas, sería el primero en hacer lo que dice la Constitución. No ha sido así en ningún momento de estos 12 años. No fue así ni en mis peores momentos, siempre estuve consciente", dijo al referirse a la operación por el tumor cancerígeno a la que se sometió el 20 de junio en Cuba.

Al despedirse en la casa de gobierno de sus colaboradores militares, dijo que está obligado a "vivir y seguiré viviendo, feliz junto a mi amado pueblo".

"Confío en la ciencia médica para superar esto y regresar mejor que como me voy, más fuerte moral y físicamente, para seguir construyendo la patria feliz, la patria socialista. Estoy renaciendo a una nueva vida", señaló.

En la reunión con el PSUV, Chávez negó una supuesta metástasis y afirmó que en ninguna otra parte de su cuerpo le detectaron células malignas, tras la operación en su abdomen para extraerle el tumor.

Horas antes, la Asamblea Nacional (Congreso) aprobó por unanimidad el viaje a Cuba, autorizándolo para ausentarse por el tiempo que requiera el tratamiento y a la vez conservando su condición de jefe de Estado.

La cámara se reunió de emergencia para considerar la solicitud de Chávez y la moción fue acompañada por la bancada de la oposición después de un debate en el que sostuvo que debería declararse la ausencia temporal del mandatario para que sea juramentado en el cargo el vicepresidente Jaua.

"Gracias señores diputados y diputadas de las grandes corrientes políticas que son dos, en verdad: la mayoría revolucionaria y la minoría contrarrevolucionaria y sabemos los intereses que defienden ellos, el imperialismo, el capitalismo y pretenden reinstalar en Venezuela aquellos regímenes tiránicos, despóticos contrarios a los intereses del pueblo. Con todo eso, mis saludos", dijo Chávez desde la sede del gobierno donde siguió el debate legislativo.

El mandatario señaló en un mensaje al país que "cuando retorne de La Habana estaré mejor de lo que estoy ahora, tengan la seguridad".

Chávez acusó a los diputados de oposición de ser "cínicos" al solicitar que se declara su ausencia temporal y afirmó que sigue en condiciones plenas para mantener sus facultades de gobierno.

"Entiendo que se nos aprobó la salida del país. Se mantiene con la autorización mi condición de presidente, pero la oposición no entiende eso", dijo y agregó que él es presidente en cualquier lugar donde se encuentre.

Agregó que espera que el plazo de su ausencia no sea "muy largo y debo regresar pronto, así lo espero, Dios mediante, quizás más pronto de lo que ellos (oposición) quieren".

"Ellos manejan esa peregrina tesis del vacío de poder. Hay mucho de ceguera humana que genera muchas veces odio", aseveró.

El diputado Alfonso Marquina, quien habló por la oposición, señaló que la bancada apoyó el viaje del presidente esperando su recuperación, aunque lamentó que el país sea gobernado desde La Habana.

El mandatario fue operado en Cuba el 20 de junio de un tumor cancerígeno y estuvo convaleciendo hasta el 4 de julio cuando regresó a Caracas.

El viernes anunció que pediría la autorización del Congreso para regresar a Cuba a fin de someterse a una nueva fase del tratamiento, que incluye quimioterapia. 

Dejá tu comentario

Te puede interesar