Clausura Cuba 104 empresas agrícolas

Mundo

La Habana (AFP, Reuters, ANSA) - En medio de una creciente urgencia por incrementar la producción de alimentos, el dictador cubano, Raúl Castro, decidió imprimir velocidad a la reforma de la agricultura con la disolución de más de cien empresas estatales, un atajo para descentralizar y desburocratizar el sector.

El cambio forma parte de un «reordenamiento del sistema de la agricultura que propugna la disolución de 104 empresas» y la reconversión de algunas en «prestadoras de servicios» a los productores, señaló ayer el diario oficial «Granma». Se rompe así un centralizado, lento e ineficiente esquema de acopio de alimentos, suministro de recursos e insumos del Ministerio de la Agricultura, descentralizando ésas y otras labores en pequeñas empresas que negociarán sus servicios con los productores.

También se informó que ya fueron creadas en los 169 municipios «todas» las delegaciones de agricultura, entidades que con un amplio margen de autonomía marcan también la descentralización de decisiones en ese sector.

Las delegaciones tendrán que aportar «soluciones ágiles y oportunas para vencer las dificultades que se presentan en una agricultura sometida a constantes adversidades climáticas, fito y zoosanitarias», añadió «Granma».

Como parte de las medidas anunciadas a mediano plazo, Raúl Castro mencionó la desaparición de la canasta básica o «libreta», 80% de cuyos productos son importados y es sostenida por subsidios de 600 millones de dólares anuales, una carga muy pesada, según el gobierno. Esa perspectiva y el tiempo necesario para que las reformas agrícolas den resultado, preocupan a la población, pues muchos señalan que «sólo con la libreta no se puede vivir, pero sin la libreta tampoco se puede vivir».

  • Mando

    Primero en el mando provisional en lugar de su hermano Fidel durante 19 meses, y desde febrero formalmente como líder del régimen comunista, Raúl concedió máxima prioridad al problemaagrícola, declarando la producción de alimentos como «máxima seguridad nacional». Para eso comenzó a pagar mejores precios a los productores, a repartir tierras ociosas, a conceder créditos y a autorizar la libre venta de instrumentos e insumos de labranza.

    El lunes, al clausurar una reunión plenaria del Partido Comunista (PCC), Raúl Castro dijo que «la producción de alimentos debe constituir una tarea principal para los dirigentes».

  • Futuro

    «Es preciso estén conscientes de que en el presente, y hasta donde es posible vislumbrar el futuro, es un asunto de máxima seguridad nacional», subrayó, y ordenó a dirigentes del PCC en provincias y municipios «brindar el máximo apoyo y control» a la producción de alimentos.

    Cuba, muy dependiente de las importaciones de alimentos, puede verse más afectada por los incrementos de los precios internacionales.

    Según Pedro Alvarez, presidente del monopolio estatal Alimport, el costo de las importaciones de alimentos este año crecerá 20%, para superar los 1.900 millones de dólares, sólo por aumento de precios.

    Para colmo, según la Oficina Nacional de Estadísticas, la producción de vegetales de enero y febrero pasados, frente a igual período de 2007, cayó en 9,4%.

    En el Mercado Agropecuario, regido por la ofertademanda y donde acuden los cubanos a complementar su subsidiada pero insuficiente canasta básica, las ventas decrecieron de 16,9 millones de dólares en el primer trimestre de 2007 a 15,5 millones en 2008, y las toneladas, de 135.000 a 125.000.
  • Dejá tu comentario