26 de marzo 2008 - 00:00

"Colombia espera que vecinos no protejan a guerrilleros"

Ernesto Samper
Ernesto Samper
El índice de popularidad del presidente de Colombia, Alvaro Uribe, supera con facilidad 80% y es infrecuente encontrar grandes críticas a su modo de gobernar. Ernesto Samper, mandatario entre 1994 y 1998, es una excepción. Invitado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero a un seminario sobre «Las relaciones Unión Europea-América Latina y el Caribe», Samper pasó por Buenos Aires y concedió una entrevista a Ambito Financiero. En la misma, cuestionó el manejo colombiano de la reciente crisis con Ecuador y ofreció una mirada inusualmente comprensiva sobre Hugo Chávez.

Su gobierno fue tormentoso. Ensayó una serie de ambiciosas políticas sociales, pero sufrió una severa parálisis debido al llamado «Proceso 8.000», que lo enemistó con EE.UU. y por el cual el Congreso investigó la supuesta presencia de capitales del narcotráfico en su campaña electoral. Finalmente fue absuelto, pero no así algunos de sus asesores más cercanos. A continuación, los principales tramos de la entrevista.

Periodista: En los últimos días, tras constatarse que era ecuatoriano uno de los muertos en la operación militar colombiana del 1 de marzo, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, amenazó con un nuevo endurecimiento de la crisis bilateral. ¿Puede ocurrir eso?

Ernesto Samper: El ya tuvo un éxito importante en la ofensiva que desarrolló, hay ya un reconocimiento internacional de que Colombia cometió una indebida intervención en el territorio ecuatoriano. El presidente Uribe pidió disculpas en nombre del Estado colombiano por estos hechos, pero ahora Colombia puede esperar que los países vecinos, en reciprocidad, no ofrezcan por acción o por omisión protección a sectores que están al margen de la ley y están combatiendo a las instituciones colombianas.

P.: ¿Cree que fue excesiva la reacción de Correa?

E.S.:
Aquí hay una circunstancia de orden más personal. Me parece que no se puede seguir utilizando el famoso tema de las computadoras incautadas a la guerrilla para satanizar mediáticamente a mandatarios de otros países, me he opuesto a esta utilización. Si las autoridades colombianas piensan que algunos de estos hechos que están revelados en las computadoras son judicializables, entonces se deberían poner en conocimiento de las autoridades judiciales respectivas de los países y no hacer una utilización mediática de los mismos. En ese sentido me explico la actitud del presidente Correa, quien ha señalado con mucho énfasis y con razón que mientras que no cese la campaña de desinformación, contra Ecuador y contra él, en la que se le imputan relaciones con las FARC, no habrá un clima favorable para restablecer la relación.

P.: ¿Quién fomenta esta campaña?

E.S.: Distintos medios de comunicación que han obtenido acceso a las pruebas contenidas en las computadoras. Con el fin de crear un clima de tensión y conflicto. Hay sectores en Colombia que están interesados en que se mantenga el nivel de confrontación con Ecuador y Venezuela.

P.: ¿Esos sectores están ligados a Estados Unidos?

E.S.: Probablemente sí, probablemente no. Hay algunos sectores que autónomamente quieren mantener la guerra.

P.: Con respecto a Hugo Chávez, ¿cree que su respuesta fue excesiva?

E.S.:
Fue una solidaridad colateral, y la respeto porque tiene derecho a reaccionar frente a lo que consideró una amenaza a su país.

P.: ¿Cree que Chávez es una amenaza para la región?

E.S.: Digamos que Hugo Chávez es un personaje travieso dentro de la región, pero no podemos incurrir en ese síndrome tan latinoamericano de atribuirle todos los problemas de la región a Chávez. No hay pobreza porque la descubrió Chávez, ni los piqueteros nacieron por él. Aquí hay una situación de enfrentamiento y conflicto social que se están viendo y viviendo independientemente de Chávez.

P.: ¿Se puede llegar a la paz con las FARC?

E.S.: Se tiene que llegar a una paz porque si Colombia no tuviera este problema de la violencia estaríamos creciendo por encima de los niveles actuales, seríamos un país más vivible y mejor. A pesar de todas las dificultades, en Colombia se sigue invirtiendo, trabajando. A nosotros la violencia nos cuesta 2% del PBI.

P.: ¿Cree que Uribe está haciendo lo posible por lograr esa pacificación?

E.S.: Creo que no tiene una alternativa razonable distinta. Ha anunciado en algunas oportunidades su voluntad por cumplirlo, pero de ahí a que se pueda concretar me parece que falta un camino.

Entrevista de Laura Costa

Dejá tu comentario

Te puede interesar