Con el apoyo de demócratas conservadores, Obama se encamina a la reforma sanitaria

Mundo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que promociona la reforma sanitaria en lugares tan variopintos como una escuela y un supermercado, recibió un espaldarazo con el anuncio de avances en el Congreso para sacar adelante la medida.

Hasta ahora, la reforma estaba paralizada en el Congreso, donde el Senado debe aunar dos borradores de proyectos de ley distintos, mientras la propuesta en la Cámara de Representantes no avanzaba debido a disputas entre el liderazgo demócrata y un grupo conocido como los "Blue Dogs", congresistas demócratas partidarios de medidas fiscales conservadoras

Sin embargo, los "Blue Dogs" (perros azules) anunciaron un acuerdo con los líderes demócratas sobre el contenido del proyecto de ley, mientras en el Senado, el líder del Comité de Finanzas, Max Baucus, reveló "progresos" de cara al logro de un proyecto de ley unificado.

"Después de dos semanas de negociaciones muy largas e intensas, me alegra informar que hemos llegado a un acuerdo que permitirá que la reforma del sistema sanitario pueda avanzar", declaró el congresista Mike Ross, uno de los principales representantes de los "Blue Dogs".

Como parte del acuerdo en la Cámara, los "Blue Dogs" retiran sus objeciones a la medida. A cambio obtienen un recorte en el coste calculado de la reforma, que pasa de un billón de dólares a los 900.000 millones.

Por su parte, los líderes demócratas renuncian a presentar el proyecto de ley a votación antes de que comience el receso veraniego, el día 7 de agosto, y esperarán a que se reanude la sesión legislativa en septiembre para dar más tiempo a los congresistas a asimilar el contenido de la propuesta.

Una medida similar es la que parece comenzar a perfilarse en el Senado, donde según Baucus se han alcanzado progresos "alentadores" hacia un proyecto de ley que permitiría la cobertura sanitaria del 95% de la población en diez años.

Según Baucus, se reduciría en cerca de 100.000 millones de dólares el coste de la reforma, para dejarla en cerca de 900.000 millones a lo largo de diez años.

Al término de esa década, según el senador, la medida contribuiría a reducir el déficit fiscal "en varios miles de millones de dólares".

Pese a los progresos, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, había indicado la semana pasada que no presentaría a votación el proyecto de ley resultante al menos hasta septiembre, con la esperanza de lograr apoyo de integrantes de los dos partidos.

En respuesta, en un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama expresó su agradecimiento a senadores y miembros de la Cámara de representantes por sus esfuerzos en sacar adelante la medida que, aseguró, permitirá "dar más estabilidad y seguridad a los estadounidenses que tienen seguro médico y aportar cobertura de calidad y asequible a los que no".

Para Obama, el anuncio de los progresos llega en un momento muy bienvenido, cuando su popularidad comienza a flaquear, según las encuestas, que apuntan precisamente a la reforma sanitaria como una de las principales causas en ese descenso de la aprobación.

Dejá tu comentario