Confirmaron las FARC muerte de su líder. ¿Es el inicio del fin?

Mundo

Bogotá y Caracas (EFE, AFP, DPA, Reuters) - La muerte hace dos meses de Pedro Antonio Marín (alias «Manuel Marulanda Vélez» o «Tirofijo»), el líder histórico y fundador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, fue confirmada ayer por las propias FARC a través de un video entregado a la emisora Telesur, con sede en Caracas, en el que anunció que será sucedido por «Alfonso Cano».

«Con inmenso pesar informamos que nuestro comandante en jefe, 'Manuel Marulanda Vélez', murió el pasado 26 de marzo como consecuencia de un infarto cardíaco en brazos de sus compañeras y rodeado de su guardia personal (...), luego de una breve enfermedad», dijo « Timochenko», uno de los miembrosdel Secretariado del grupoterrorista.

En una grabación en la que no aparece ningún otro guerrillero, Rodrigo Londoño Echeverri, «Timochenko» o «Timoleón Jiménez», confirmó la muerte de «Tirofijo», a quien definió como «uno de los más destacados dirigentes revolucionarios de todos los tiempos».

«La humanidad no tiene antecedentes de un líder de las condiciones de 'Marulanda' que haya luchado ininterrumpidamente durante 60 años», continuó el guerrillero su apología.

Con una bandera de Colombia con dos fusiles cruzados de fondo, «Timochenko» también reveló que « unánimemente» las FARC acordaron que «a la cabeza del Secretariado y como nuevo comandante del Estado Mayor Central esté el camarada 'Alfonso Cano'», cuyo verdadero nombre es Guillermo León Sáenz, un antropólogo colombiano casi sexagenario.

La grabación fue entregada a la emisora internacional Telesur, una de las iniciativas de integración comunicacional regional del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien se abstuvo de comentar esa muerte el sábado, cuando la anunciaron las autoridades de Colombia.

Esta se suma a la muerte del número dos de las FARC, «Raúl Reyes», el 1 de marzo en Ecuador, y a la de «Iván Ríos», miembro de la cúpula de siete miembros de la guerrilla y a la deserción de varios mandos medios rebeldes en los últimos meses.

El Ministerio de Defensa había anunciado el sábado que tenía informes de inteligencia según los cuales « Marulanda», de 79 años, había muerto el 26 de marzo de un ataque cardíaco, en el departamento del Meta (centro-este) cuando se realizaba una ofensiva en su contra.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien había anticipado la información en una entrevista con la revista «Semana», aseguró ayer que «las FARC están viviendo el peor momento de su existencia en 44 años». Santos aseguró que «por primera vez el final de las FARC está a la vista». Según las cifras del Ministerio de Defensa, el número de combatientes pasó de unos 17.000 a comienzos de esta década a unos 6.000 a principios de este año.

  • Daño

    Por su parte, el ministro del Interior y de Justicia, Carlos Holguín, dijo ayer que con la muerte del líder terrorista «desaparece un hombre que le hizo mucho daño al país». «La guerrilla debe reflexionar y saber que su lucha es inútil», añadió al reiterar su invitación a los rebeldes a que se desmovilicen.

    El sábado, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, aseguró en un acto público en Bogotá que su gobierno ha recibido «llamadas» de algunos jefes de las FARC que dicen estar dispuestos a entregarse y liberar a los rehenes, incluida la política colombianofrancesa Ingrid Betancourt.

    Las FARC mantienen en su poder a unos 39 rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial Betancourt y tres estadounidenses, a quienes pretenden canjear por rebeldes presos.

  • Vigencia

    «Timochenko» añadió en el video que «continuaremos alentando la lucha popular, la conformación del movimiento bolivariano por la nueva Colombia y el Partido Comunista clandestino, así como la convergencia con todos aquellos que luchen por la justicia social, la soberanía nacional y la democracia verdadera». Asimismo, destacó que todas las «propuestas» de las FARC «alrededor de los acuerdos humanitarios y las salidas políticas continúan vigentes».

    El grupo ha cumplido 44 años de existencia y sus integrantes permanecen «unidos» y «sin pedir nada a cambio, tan sólo por su íntima convicción de buscar el bien común como característica de su compromiso revolucionario», afirmó.

    Tras remarcar que «morir por el pueblo es vivir para siempre», «Timochenko» reveló que «Marulanda» recibió «los honores que merece un conductor de su dimensión» y que le fue dada oportunamente una «honrosa sepultura».

    «Lo despedimos físicamenteen nombre de los miles y miles de guerrilleros» y « milicianos bolivarianos y de los millones de colombianos y ciudadanos del mundo que lo valoran, admiran y aman por encima de la asquerosa campaña mediática contra las FARC», apuntó. «Comandante Manuel Marulanda Vélez, ¡juramos vencer!», señaló «Timochenko».
  • Dejá tu comentario