26 de enero 2011 - 18:41

Crece el escándalo por los maltratos a cadetes de la Marina alemana

Mientras el buque Gorch Fock sigue anclado en Ushuaia, tras la muerte de una mujer a bordo, la polémica por los ritos de iniciación aumenta.
Mientras el buque "Gorch Fock" sigue anclado en Ushuaia, tras la muerte de una mujer a bordo, la polémica por los "ritos de iniciación" aumenta.
Tripulantes del buque escuela "Gorch Fock", orgullo de la Marina alemana, se emborrachaban regularmente, sometían a los cadetes a castigos humillantes y los amenazaban, según denuncias de ex alumnos del buque difundidas ayer por medios alemanes.

Hoy, además, el diario alemán Bild publicó fotos en las que se muestran algunos abusos a los que los cadetes eran sometidos.

Las acusaciones publicadas en el portal Spiegel Online figuran en un documento de nueve páginas presentado por los cadetes al comisionado del Parlamento alemán para el Ejército, Hellmut Königshaus.

Entre otros ejemplos de excesos con el alcohol, un alumno relata en el informe que un instructor ebrio entró en la habitación de los cadetes y gritó "que odiaba a todos los aspirantes a oficial y que los mataría a todos".

Otro cadete contó que fue obligado "a limpiar el vómito de un oficial".

Las quejas se conocen mientras el barco sigue anclado en el puerto de Ushuaia, a la espera de un equipo de expertos alemanes que investigará lo ocurrido a bordo tras la muerte de una cadete en noviembre del año pasado.

La semana pasada, los rumores de que hubo un motín a bordo en respuesta a presuntos acosos -incluidos sexuales- de la tripulación hizo que la Marina ordenara al barco regresar a Ushuaia para iniciar la investigación. El ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg suspendió al capitán del barco, Norbert Schatz.

La Marina informó que un equipo de siete expertos llegará a la Argentina la noche del jueves.

Aún no se definió cuándo emprenderá el barco su regreso a Alemania, comandado por su ex capitán Michael Brühn, ni si los interrogatorios comenzarán ya a bordo con la llegada de los investigadores.

Entre tanto, el comisionado Königshaus presentó su primer informe anual sobre la situación del Ejército.

El texto cubre el año 2010 y, por lo tanto, no recoge lo ocurrido en el "Gorch Fock" ni otros dos escándalos conocidos en los últimos días: la apertura de cartas de soldados en Afganistán y la sospechosa muerte de un efectivo en ese país debido al disparo de un compañero.

Aun así, Königshaus denuncia en el documento de 70 páginas problemas de conducción, falta de equipamiento y formación insuficiente.

Las Fuerzas Armadas alemanas afrontan este año una reforma histórica que incluye la suspensión del servicio militar obligatorio, vigente desde 1957, y una importante reducción de efectivos. Además está previsto que a fin de año comience la retirada de Afganistán.

Dejá tu comentario

Te puede interesar