Deja 20 muertos polémica incursión israelí en Gaza

Mundo

Gaza (AFP, Reuters, EFE, ANSA) - En medio de fuertes protestas internacionales, al menos 20 palestinos murieron y 50 resultaron heridos cuando decenas de tanques y cientos de soldados israelíes atacaron ayer el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, en la mayor ofensiva de Israel en la zona desde el comienzo de la Intifada (insurrección palestina) hace cuatro años.

Denominada Operación Arcoiris y condenada ya por la comunidad internacional, la operación parece destinada a durar varios días luego de que el ejército israelí afirmara que las tropas no se retirarían hasta destruir cada túnel usado por los militantes nacionalistas palestinos para contrabandear armas desde Egipto. Según se ha informado, el ejército pretende demoler cientos de viviendas a fin de ensanchar un corredor de seguridad denominado Filadelfia, lo que ha provocado la huida de miles de palestinos de sus viviendas. Ayer, la Corte Suprema rechazó un recurso contra las demoliciones presentado por decenas de palestinos.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo que los episodios de Gaza son «perturbadores», pero después expresó en un acto de campaña con un poderoso grupo proisraelí que Israel «tiene todo el derecho a defenderse del terrorismo».

La operación comenzó después de la medianoche del lunes, cuando decenas de tanques y vehículos blindados israelíes, apoyados por helicópteros Apache, comenzaron a entrar en el campo de refugiados de Rafah. Al cierre de esta edición se reportaban nuevos ataques y explosiones, lo que hacía temer que el saldo de víctimas se eleve.

• Enfrentamientos

De acuerdo con testigos, las tropas comenzaron la operación destruyendo casas y generando fuertes enfrentamientos con residentes, varios de los cuales fueron asesinados por misiles lanzados desde los helicópteros israelíes.

Militantes palestinos dispararon a su vez cohetes e hicieron detonar bombas en el campo, que alberga a 90.000 refugiados y fue fundado en 1949 para algunos de los 700.000 palestinos que quedaron sin hogar después de la guerra con Israel. Fuentes del ejército israelí se apuraron en asegurar que todos los muertos son miembros de la resistencia radical, pero fuentes hospitalarias y el coordinador de la ONU para Medio Oriente,
Terje Roed-Larsen, denunciaron la muerte de civiles e incluso de niños. Residentes de Rafah coincidieron en estas denuncias y precisaron que entre los muertos «sí hay tres niños, dos de los cuales son hermanos».

Mientras la Liga Arabe denunciaba una operación de « limpieza étnica» en marcha, el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Yasser Arafat, tildó de «gran masacre» la operación lanzada en Rafah a instó a la comunidad internacional a que intervenga para ponerle fin.

Dejá tu comentario