Deslizamiento de tierra en Noruega: no esperan encontrar sobrevivientes, según rescatistas

Mundo

El grupo de rescatistas advirtió que no tienen esperanzas de hallar sobrevivientes. "Hemos hecho todo lo que hemos podido", confirmaron.

Los rescatistas que trabajan en la localidad de Gjerdrum, Noruega, en donde hace seis días un deslizamiento de tierra dejó un saldo de diez muertos, aseguraron este martes que "perdieron las esperanzas" de encontrar sobrevivientes.

"No tenemos ninguna esperanza de encontrar a personas vivas en este deslizamiento de tierra", comunicó la oficial de policía, Ida Melbo Oystese, en una conferencia de prensa, y añadió que examinaron “todas las áreas donde es posible imaginar que alguien haya sobrevivido".

"Hemos hecho todo lo que hemos podido", lamentó Oystese e informó que, pese a esto, la búsqueda de los tres cuerpos desaparecidos continúa.

Deslizamiento tierra Noruega

El deslizamiento

En las primeras horas del 30 de diciembre un alud de tierra devastador arrasó con nueve edificios que incluían una treintena de viviendas en la localidad de Gjerdrum, de de casi 7.000 habitantes, situada a 25 kilómetros al noreste de Oslo,

Los rescatistas lograron hallar entre los escombros, tierra y nieve, los cuerpos de siete de las diez personas desaparecidas.

Todas fueron identificadas, entre ellas una niña de dos años, su padre y, desde el lunes, su madre, embarazada, consignaron medios locales.

El desastre también causó 10 heridos y la evacuación de más de 1.000 personas, algunas de las cuales pudieron regresar a sus hogares.

"El resto de las casas de la zona están completamente destruidas", detalló el responsable de la operación de rescate, Roger Pettersen, quien en las primeras horas remarcó que "es importante precisar" que se "buscan sobrevivientes".

Este domingo, el rey Harald de Noruega visitó el lugar de la tragedia y allí describió el incidente como "absolutamente terrible" y "difícil de expresar en palabras".

Tras entrevistarse con los equipos de rescate, el rey junto a la reina Sonja y el príncipe Haakon se dirigieron a la iglesia de Gjerdrum, donde encendieron cirios por las víctimas, antes de hablar con sobrevivientes.

Dejá tu comentario