La dolarización, impuesta hace 20 años, en cuestión

Mundo

Nueva York - Muchos de los votantes que acudirán el domingo a las urnas nunca han usado una moneda local, ya que Ecuador está dolarizado desde hace más de 20 años. La medida aportó estabilidad a la economía, que había sido agobiada por la hiperinflación, pero al mismo tiempo destruyó mucha riqueza local.

Después de más de dos décadas, la dolarización sigue siendo popular entre los ecuatorianos, pero también supone un banco central sin armas, justo cuando los responsables monetarios se han convertido en la primera línea de defensa contra el costo económico de la pandemia. Aun así, la monetización de la deuda es un riesgo que los inversores deben tener en cuenta, según analistas de Goldman Sachs, que señalaron que “la aplicación de una agenda política populista y heterodoxa por parte de un gobierno de Arauz podría socavar la confianza en el régimen de dolarización”.

El efecto de esa pérdida de confianza, según los analistas de Goldman, podría manifestarse “desencadenando eventualmente una corrida de depósitos bancarios y una crisis financiera en toda la regla, y obligando finalmente a las autoridades a suspender el servicio de la deuda”. Si la desdolarización quedara desactivada y el mercado de deuda siguiera resultando prohibitivo, la relación con el FMI adquiriría un mayor protagonismo.

“El apoyo del FMI importa mucho para la financiación de otras instituciones financieras internacionales, que son importantes para el presupuesto y los proyectos de infraestructura”, dijo Gustavo Medeiros, subdirector de investigación de la gestora de inversiones Ashmore, especializada en mercados emergentes.

Temas

Dejá tu comentario