EE.UU. aumentó su presencia militar en Golfo Pérsico

Mundo

Manama (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Un segundo portaaviones estadounidense, el USS John C. Stennis llegó ayer a Medio Oriente, donde se unió al USS Dwight D. Eisenhower desplegado en la zona de operaciones de la V Flota naval de Estados Unidos, se anunció en un comunicado publicado en Manama. La llegada de este segundo portaaviones se produjo cuando una fuerte tensión reina entre Estados Unidos e Irán en relación al programa nuclear de este país y a la situación en Irak.

El USS John C. Stennis y su grupo aeronaval entraron el lunes en la zona de operaciones de la V flota en especial «para entregar un apoyo a las fuerzas terrestres que operan en Afganistán y en Irak», indicó el comunicado publicado en Manama, la capital del reino de Bahrein, en el Golfo.

«El grupo aeronaval del USS John C. Stennis está aquí para contribuir a reforzar la estabilidad y la seguridad en la región», comentó el comandante de este portaaviones, el almirante Kevin Quinn, citado por el comunicado.

El Grupo de combate 3 incluye el portaaviones de propulsión nuclear Stennis, que sirve de plataforma a ocho escuadrones de aviones y helicópteros de guerra como Hornet F/A-18, Super Hornet F/A-18E, Prowler EA-6B, Viking S-3, Hawkeye E-2C y Seahawk SH-60.

La flotilla incluye el grupo del Destructor 21 y el crucero Antietam, y los destructores O'Kane y Preble, que portan misiles guiados. También navega en el grupo el buque de apoyo rápido al combate Bridge. La flotilla cuenta con más de 6.500 marineros e infantes de la marina. En ese contexto, en una entrevista el lunes por la noche en Manama, sede de la V Flota el almirante Patrick Walsh acusó igualmente a Irán de «intimidar» y «provocar» a sus vecinos con su retórica y sus maniobras militares.

«Es sin duda lo que estamos tratando de evitar: un error que desencadene luego una guerra», afirmó.

La creciente tensión entre los dos países es sobre todo consecuencia del programa nuclear iraní y la negativa de este país a suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio. George W. Bush teme que Teherán quiera dotarse de la bomba atómica. Pero Estados Unidos acusa igualmente a Irán de estar implicado en la ola de violencia en Irak y de proporcionar explosivos a los extremistas que atacan las tropas norteamericanas.

  • Salida pacífica

    «Hay un compromiso internacional para intentar resolver esta crisis (sobre el programa nuclear iraní) por vías diplomáticas, a través del Consejo de Seguridad de la ONU y la AIEA» (Agencia Internacional de la Energía Atómica), recordó, agregando que los países de la región desean que se encuentre una salida pacífica a la crisis y que Washington está «muy a favor de esto».

    Pero el almirante Walsh, que dirigía la V Flota desde octubre de 2005, no ocultó los temores que le produce el comportamiento de Irán. «Amenazan con utilizar el arma del petróleo, amenazan con cerrar el estrecho de Ormuz», señaló en referencia a antiguas declaraciones de dirigentes iraníes.
  • Dejá tu comentario