EEUU: un conductor desafió a la histórica tormenta de arena

Mundo

Phoenix, en el estado de Arizona (EE.UU.), regresó a la normalidad tras la gran tormenta de arena que golpeó el martes la ciudad y obligó a cerrar durante más de una hora su aeropuerto, según medios locales.

Ese día, un conductor desafió a la histórica tormenta de arena y filmó su travesía, manejando su automóvil en dirección directa hacia la enorme nube que se avecinaba.

El Servicio Meteorológico, por su parte, informó que persisten las condiciones climáticas para que más tormentas azoten nuevamente el centro y sur del estado de Arizona, fronterizo con México.

La alta humedad que hay en el aire es un factor que podría desatar nuevas tormentas, aunque en menor escala que la que ayer cubrió la ciudad de Phoenix y sus alrededores, de acuerdo con la información de la pagina web del Servicio Meteorológico.

Para esta noche existe un 20 % de probabilidades de lluvia en la zona.

La tormenta de arena que afecto ayer Phoenix, que fue calificada como "histórica", alcanzo ráfagas de al menos 100 kilómetros por hora y obligó a la Administración Federal de Aviación a cerrar el aeropuerto.

En el día de hoy la limpieza de las calles continúa ya que la tormenta derrumbo árboles y palmeras, afectó a líneas de electricidad y dañó docenas de viviendas.

Alrededor de 100 personas aún se encontraban sin electricidad en Phoenix, mientras que otras 1.700 carecen de este servicio básico en la ciudad de Tucson, en el sur del estado, donde también ayer se reportó una intensa tormenta.

En Tucson se reporta un 40 % de probabilidades de lluvia para esta noche.

Más de 10.000 ciudadanos se quedaron sin electricidad anoche a causa de la violenta tormenta de arena generada en el desierto de Arizona.

Las tormentas de arena se conocen como "haboob", viento en árabe, y suelen producirse en el desierto.

Los "haboobs" también pueden arrancar árboles, dañar los tejados y afectar a las líneas de electricidad.

Además de la enorme tormenta de arena, algunas partes del estado pasaron la madrugada bajo la amenaza de una tormenta eléctrica.

Dejá tu comentario