23 de mayo 2024 - 13:44

El retrato de Kate Middleton que provocó un fuerte debate: "¿quién es?"

La artista Hannah Uzor fue convocada por una revista para ilustrar a la princesa de Gales y el resultado generó sorpresa y críticas. Quién es la pintora.

El retrato de Kate Middleton que genero debate.

El retrato de Kate Middleton que genero debate.

La artista detrás de un nuevo y muy debatido retrato de Kate Middleton, Princesa de Gales, probablemente sabía que se adentraba en un territorio delicado cuando aceptó el encargo de pintar a una de las personas más observadas del planeta.

En una entrevista con la revista Tatler, que encargó el retrato para su portada de julio, la artista Hannah Uzor señaló que hay decenas de miles de fotografías de la princesa Kate en el archivo de Getty Images y que antes de pintarla tenía la intención de estudiar tantas como fuera posible.

Pasé mucho tiempo mirándola, mirando sus fotos, viendo videos de ella, viéndola con su familia, viendo sus visitas diplomáticas, viéndola cuando rema o visitando niños en un hospital”, dijo el artista, que no tuvo acceso a la princesa durante el proceso, reflejado en un video. Sus retratos pretenden capturar “el alma de la persona”, dijo Uzor.

El retrato de Kate Middleton

Pero para muchos, el retrato resultante de ese pequeño estudio no representaba ni el alma de la princesa ni siquiera sus características físicas. En respuesta a la pintura, que muestra una figura de aspecto tranquilo con un vestido blanco fluido sobre un fondo azul alegre, varios comentaristas preguntaron: “¿Quién es?”.

retrato de kate middleton.avif
La portada de la revista Tatler con el retrato de Kate Middleton

La portada de la revista Tatler con el retrato de Kate Middleton

“El cuadro es hermoso pero no se parece a la princesa”, señaló uno. Otros fueron más directos en sus críticas y calificaron el artículo de “insulto” y “terrible”.

La familia real no habló públicamente sobre la obra que retrata a la mujer del príncipe Guillermo -actualmente alejada de la actividad pública mientras se somete a un tratamiento de quimioterapia por un cáncer- y la artista no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Como resultado del video y la fotografía digitales, el público nunca estuvo más íntimamente familiarizado con el aspecto de las figuras públicas, por lo que cuando se publica un retrato de una persona tan mundialmente famosa como Kate, el artista invariablemente queda en el banquillo.

El retrato de Uzor llega pocos días después de que un retrato del rey Carlos III provocara su propia ronda de críticas.

Embed

Cómo evaluar el retrato de Kate Middleton

Pero con tanta crítica pública centrada en el parecido, vale la pena preguntarse si el parecido es la métrica adecuada para evaluar el retrato. Cuando tenemos representaciones fotográficas aparentemente infinitas de personas como la princesa, algunos dicen que los retratos pueden (e incluso deberían) tener aspiraciones más amplias.

“El retrato puede ser representativo o abstracto. No hay fronteras ni límites”, dijo en un correo electrónico Bree Pickering, directora de la Galería Nacional de Retratos de Australia. “La semejanza es a menudo algo que el público busca, pero como hemos visto recientemente, puede ser la conversación que ocurre en torno a la obra de arte la que más nos dice sobre los tiempos en que vivimos”. Pickering también señala que “el retrato comparte una historia desde el punto de vista de un artista”, lo que significa que les cuenta a los espectadores sobre el tema, pero también puede revelar el “contexto social más amplio en el que fue creado”.

Lisa Mansfield, historiadora del arte que estudia retratos en la Universidad de Adelaida, establece un paralelo entre el retrato de Uzor y el retrato oficial de Paul Emsley de la entonces duquesa de Cambridge, “que fue presentado en 2013 ante un coro despectivo de desaprobación”.

Tales choques entre “la intención artística y la percepción de la audiencia revelan la desconexión entre lo que es un retrato y cómo el mundo en general cree que debería verse el retrato de una princesa”, escribió Mansfield en un correo electrónico, y agregó que en una era de redes sociales y selfies es “fácil pasar por alto que un retrato es fundamentalmente una obra de ficción artística” y “no un facsímil del rostro o el cuerpo”.

Los artistas contemporáneos se tomaron durante mucho tiempo libertades creativas al representar a los líderes. En la Galería Nacional de Retratos de Washington, una representación de John F. Kennedy realizada por Elaine de Kooning es una mancha de verdes y amarillos expresivos que se suman al parpadeo de una persona, resultado del estilo del artista y la inquietud del sujeto durante las sesiones. Tras su asesinato, el artista, que pintó varias veces a JFK, reflexionó: “El presidente Kennedy nunca estuvo quieto. Se nos escapó”.

Cherine Fahd, artista y profesora de comunicación visual en la Universidad Tecnológica de Sydney, escribió en un correo electrónico que al mirar el retrato de la princesa Kate, surgen preguntas como “¿El retrato provoca diálogo?” y “¿Refleja o desafía los contextos sociales?” son “mejores que ‘¿Se parece a ella?’”.

Uzor, una artista británica nacida en Zambia, describe su práctica como “impulsada por su interés en la historia, en particular, la cultura de la diáspora y su manifestación en la memoria personal y pública” en una biografía en su sitio web. Su trabajo se ha centrado en las muertes relacionadas con la raza en Gran Bretaña desde la coronación de la reina Isabel II en 1953 y ha pintado figuras negras que la historia ha pasado por alto, en particular la ahijada de la reina Victoria, Sarah Forbes Bonetta.

En la entrevista con Tatler, Uzor dijo que sus retratos están “compuestos de capas de una personalidad, construidas a partir de todo lo que puedo encontrar sobre ellos”.

Fahd dijo que, al mirar el retrato de Kate, es más interesante centrarse en “cómo una mujer de color, como artista, dirige su mirada hacia un monarca”.

“Históricamente, las personas de color han sido objeto de examen antropológico por parte de los súbditos coloniales e imperiales, pero aquí los roles se invierten”, dijo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar