El vuelo final del Atlantis

Mundo

La NASA lanzó el Atlantis hacia la Estación Espacial Internacional (ISS), a pesar del pronóstico de mal tiempo, para la última misión de un transbordador espacial, que pasará a la historia después de 30 años.

"Esta mañana es el principio del fin de la era del transbordador espacial", dijo Allard Beutel, portavoz del Centro Espacial Kennedy, desde donde se prevé el despegue del Atlantis.

Unos 2.000 periodistas, tres veces más de lo habitual en un lanzamiento, llegaron al complejo espacial ubicado en Cabo Cañaveral, Florida (sureste de EEUU), y la NASA estimó que al menos 750.000 personas presenciaron el histórico vuelo del transbordador.

La misión 135 y última de un transbordador estadounidense tendrá 12 días de duración y consistirá en entregar 3,7 toneladas de alimentos y equipos a la ISS, para permitir que la estación orbital y su tripulación permanente de seis personas cuenten con suministros durante un año.

El envío a distintos museos del país de los tres transbordadores que restan de la flota inicial de seis -el prototipo, Entreprise, nunca voló, y dos se perdieron en distintas catástrofes, el Challenger en 1986 y el Columbia en 2003, provocando la muerte de 14 personas en total- dejará a Estados Unidos sin un vehículo propio para enviar a sus astronautas en órbita.

Tras el regreso del Atlantis, la NASA dependerá de los Soyuz rusos hasta el desarrollo de una nueva nave espacial estadounidense, que no será antes de 2015, como muy temprano. Varias empresas privadas compiten para ofrecer un medio de transporte de astronautas y carga a la ISS.

El retiro de circulación de los transbordadores es motivo de nostalgia y tristeza para muchos, sobre todo en el área cercana al Centro Espacial Kennedy, llamada "Costa Espacial".

Unos 27.000 puestos de trabajo se perderán con la finalización del programa de transbordadores, cuyo reemplazo no se ha definido aún.

Dejá tu comentario