4 de enero 2011 - 10:12

En el Congreso, los republicanos le complican la gestión a Obama y reflotan el escándalo WikiLeaks

El escándalo WikiLeaks parece no llegar a su fin.
El escándalo WikiLeaks parece no llegar a su fin.
A horas de que el Partido Republicano de Estados Unidos asuma el control de la Cámara de Representantes, el futuro presidente del Comité de Control y Reforma del Gobierno en la Cámara baja, Darle Issa, anunció que su fuerza política abrirá en los próximos días una investigación sobre los documentos secretos del Departamento de Estado revelados por Wikileaks. Se trata de una de las tantas iniciativas que impulsará el arco opositor contra la administración Obama y que podría debilitar considerablemente el futuro de una próxima presidencia demócrata.

Según publica el diario español El País, Issa ha anunciado que su intención es desarrollar esas investigaciones -entre las cuales también figurarían hechos de corrupción en Afganistán y las causas de la crisis financiera de 2008- en los primeros tres meses de la legislatura que comienza hoy, aunque aún no se han establecido los subcomités pertinentes, no se ha nombrado al personal que se ocupará de la investigación ni se han comunicado los nombres de los funcionarios que serán citados a declarar.

En relación con el caso de Wikileaks, se da por descontado, no obstante, que tendrá que comparecer en el Capitolio el consejero Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, Thomas Donilson, y, en función del desarrollo de las averiguaciones, podría tener que declarar la secretaria de Estado, Hillary Clinton, u otros altos integrantes de la Administración de Barack Obama.

El Gobierno no se ha referido todavía a cual será su actitud ante estas investigaciones. El presidente está capacitado para aducir razones de seguridad nacional e impedir el interrogatorio en el Congreso de sus principales consejeros, como hizo George Bush con Karl Rove o Condoleezza Rice.

En Washington, los republicanos del Congreso ya anunciaron que planean una serie de desafíos a Obama para complicarle la segunda mitad de su mandato y hacer todo lo posible para frustrar su reelección en los comicios generales de 2012.

Tras su victoria en las elecciones parlamentarias de noviembre pasado, la oposición conservadora asumirá hoy, al inicio del año legislativo en Estados Unidos, el control de la Cámara de Representantes y aumentará el número de sus bancas en el Senado, donde el oficialismo logró conservar su mayoría.

Los republicanos anunciaron el lunes que el 12 de enero -antes incluso del tradicional discurso sobre el Estado de la Unión que se prevé pronuncie Obama a fin de mes- planean celebrar una votación en la Cámara baja para derogar la reforma de salud aprobada el año pasado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar