Reencuentros familiares, fiestas y euforia: España puso fin al estado de alarma

Mundo

En todo el país, los españoles salieron a la calle a festejar, sin medidas de seguridad, el fin de las restricciones por la pandemia de coronavirus, vigentes desde octubre.

España levantó en la medianoche del sábado al domingo el estado de alarma vigente desde octubre como consecuencia de la pandemia de coronavirus, permitiendo a sus habitantes salir de sus regiones para reencontrarse con allegados y de recuperar la vida nocturna tras meses de importantes restricciones.

Gritos, aplausos, música e incluso algún petardo estallaron en Barcelona cuando los relojes marcaron la medianoche y cientos de jóvenes salieron de sus casas hacia la playa, donde se improvisó una fiesta sin demasiadas precauciones frente al coronavirus, informó la agencia AFP.

Embed

"Parece fin de año", decía atónito Oriol Corbella, de 28 años, que había salido a pasear con su pareja por la noche. "Es volver un poco a la normalidad, recuperar libertad, pero hay que tener en cuenta que el virus sigue aquí", reflexionó.

Esa misma imagen de multitudes, sobre todo de jóvenes, festejando se replicaron en casi todas las grandes ciudades de España. La prensa española daba cuenta de eso este domingo.

"Botellones y las fiestas sin medidas de seguridad toman las calles en el fin del estado de alarma", tituló El País. "Miles de españoles de fiesta por el fin del estado de alarma. 'Por fin en la calle sin sentirnos delincuentes'", publicó El Mundo. "Fiestas en la calle por el fin de 15 meses de estado de alarma", tituló La Vanguardia. "Caos y descontrol en las calles españolas en la primera noche sin estado de alarma", informó ABC.

Embed

En Madrid, en la estación de Atocha, Laura esperaba, con lágrimas en los ojos, a familiares que llegaban de la región de Castilla la Mancha (centro). "Hace ocho meses que no los veo, siento mucha emoción", dijo a la AFP.

Salvo en Navidad, donde las restricciones se suavizaron durante algunos días para permitir las reuniones familiares, los españoles no han podido abandonar sus regiones desde el inicio del estado de alarma a finales de octubre.

Disuadidas por la explosión de los casos que siguieron a la Navidad, las autoridades mantuvieron los cierres de regiones para la Semana Santa, fiesta familiar fundamental en España.

En cambio, el país siguió estando abierto a los turistas extranjeros, algo que generó un fuerte malestar en muchos españoles privados de viajar entre regiones.

España fin del estado de alarma

Lo avanzada de la campaña de vacunación alentó más el relajamiento de las medidas por la pandemia. De acuerdo a cifras oficiales, citadas por el diario El País, más de 13 millones de españoles (casi el 30% de la población) recibieron al menos una dosis, y cerca de la mitad de ellos ya completó el tratamiento. La proyección es que el 70% de la población estará inmunizada para agosto.

El fin del estado de alarma no significa, sin embargo, el fin de las restricciones en España, uno de los países más golpeados de Europa por el coronavirus, con casi 79.000 fallecidos y 3,5 millones de contagios.

Y para las 17 regiones del país, competentes en la gestión de la crisis sanitaria, su conclusión supone un verdadero quebradero de cabeza.

Desde octubre, habían podido imponer toques de queda y bloquear la entrada y salida de su territorio sin autorización judicial, gracias a la limitación de las libertades fundamentales permitidas por este régimen de excepción.

Ahora pueden acotar horarios y aforo de comercios, bares o restaurantes, pero para restablecer un toque de queda o el cierre de su territorio necesitarán el aval de los tribunales.

Por ejemplo, las regiones de islas Baleares y Valencia (este) consiguieron luz verde de la justicia para mantener el toque de queda, pero el País Vasco, con una incidencia del coronavirus mucho mayor, no.

Esta disparidad de criterios ya se produjo a comienzos de otoño, creando confusión y empujando al gobierno del socialista Pedro Sánchez a decretar el estado de alarma.

Aun así, las autoridades advirtieron a la población, cansada por más de un año de restricciones, del riesgo de una relajación excesiva y pidió seguir aplicando las medidas de higiene y distanciamiento social.

"No se puede excluir nada en términos de evolución de la pandemia", afirmó el jefe epidemiólogo del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

Dejá tu comentario