El lema "ley y orden" de Trump no cala en los votantes, que siguen reprobando su gestión del coronavirus

Mundo

Los sondeos muestran un fracaso en el plan del presidente de Estados Unidos de centrar su campaña por la reelección en la mano dura ante las protestas antirracistas.

El intento del presidente Donald Trump de convertir los disturbios civiles en el tema central de su campaña de reelección en Estados Unidos no mejoró su posición de cara a los comicios del 3 de noviembre, ya que la mayoría de los votantes no ven el crimen como el gran problema que enfrenta el país y la mayoría empatiza con las protestas contra el racismo.

El 40% de los electores registrados apoya a Trump en comparación con el 47% que dijo que votaría por el candidato demócrata Joe Biden, según un sondeo de Reuters/Ipsos publicado el miércoles y realizado entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre.

Las cifras de Biden no variaron en general durante las últimas tres semanas durante las cuales tanto el Partido Demócrata como el republicano celebraron sus convenciones para oficializar sus nominados a la presidencia de Estados Unidos.

Trump lleva semanas tratando de desviar la atención de su gestión del coronavirus -que causó la muerte de más de 180.000 estadounidenses- a los disturbios en el contexto de manifestaciones antirracista y contra la brutalidad policial, acusando a los manifestantes del movimiento Black Lives Matters por la violencia en las ciudades y diciendo que su rival demócrata tiene una postura débil frente al crimen y en contra de la policía.

Pero el sondeo mostró que el 78% de los votantes sigue estando "muy" o "algo" preocupada por el coronavirus. Casi el 60% dijo que el mandatario republicano es al menos en parte responsable de los cierres prolongados de escuelas y negocios debido a la pandemia, así como de la gran cantidad de casos que registra Estados Unidos, la nación más afectada a nivel global.

Por el contrario, la mayoría de los estadounidenses no ve el crimen como una prioridad y no creen que esté aumentando en sus comunidades, mostró la encuesta.

Solo alrededor del 8% de los adultos mencionó el crimen como una prioridad para Estados Unidos, en comparación con el 30% que dijo que era la economía o el empleo, y el 16% que declaró que era el sistema de salud.

El 62% de los votantes registrados, incluido el 62% de los demócratas y el 65% de los republicanos, afirmaron que el crimen no estaba aumentando en sus comunidades.

La encuesta de Reuters/Ipsos también demostró que el apoyo a las manifestaciones antirracistas es elevado. El 53% de los adultos estadounidenses simpatiza con las personas que protestan contra la desigualdad racial, un punto más que en una consulta similar de fines de julio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario