Mundo

La OEA se reunirá por Bolivia y pidió a la Asamblea de ese país "garantizar el funcionamiento institucional"

El Secretaría General de la OEA, encabezada por Luis Almagro, rechazó "cualquier salida inconstitucional" a la crisis. Evo ya presentó la renuncia tras el golpe de Estado que lo obligó a dimitir.

La Organización de Estados Americanos (OEA) se reunirá este martes para discutir la "situación en Bolivia", mientras que su secretario general, Luis Almagro, le pidió al parlamento de ese país que se reúna de manera "urgente" para "asegurar el funcionamiento institucional".

La reunión del Consejo Permanente de la OEA comenzará en Washington a las 15 (17 hora argentina) y su objetivo será considerar "la situación en Bolivia", según informó un comunicado de la organización, citado por la agencia de noticias EFE.

Ayer, el gobierno mexicano le había pedido a la Secretaria General de la OEA que convoque a una reunión urgente para discutir la denuncia de golpe de Estado que hizo Evo Morales cuando anunció su renuncia.

Sin embargo, la OEA recién convocó a una reunión este lunes, luego de que los gobiernos de Estados Unidos, Brasil, Canadá, Colombia, Perú, República Dominicana y la delegación venezolana dirigida por el presidente de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, lo pidieran.

Ninguno de estos gobiernos, al igual que la Secretaria General de la OEA, denunciaron un golpe de Estado, como pedía Morales y ratificaron los gobiernos de México y Uruguay.

En paralelo, Almagro pidió en un comunicado al Poder Legislativo de Bolivia que se reúna lo antes posible para poner fin al vacío de poder que existe en el país.

"La Secretaría General solicita que en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral", según explicó el comunicado.

En el texto, Almagro llamó "a la pacificación y al respeto al estado de derecho" y rechazó cualquier "salida inconstitucional" a la crisis.

La OEA fue protagonista de la crisis derivada de las elecciones presidenciales de octubre pasado ya que, primero, su misión de observación electoral exigió la realización de un balotaje, pese a que los resultados oficiales del escrutinio consagraban a Morales en primera vuelta.

Poco después, la OEA aceptó la propuesta de Morales de realizar una auditoría sobre el escrutinio y, finalmente, la semana pasada denunció "vicios de nulidad" y otras inconsistencias en el proceso de conteo de los votos.

Pese a que Morales aceptó estas conclusiones, llamó a nuevas elecciones y pidió al congreso que renueve a todos los miembros del Tribunal Superior Electoral, la oposición continuó pidiendo la renuncia del entonces mandatario, exigencia que también hizo pública la cúpula de las Fuerzas Armadas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario