Francia: "martes negro" de protesta

Mundo

París (AFP, ANSA, EFE, Reuters) - Francia vivirá hoy una jornada de huelgas y manifestaciones contra el Contrato del Primer Empleo (CPE), que amenazan con provocar nuevos disturbios en las calles y trastornos en la economía y los transportes.

Los responsables políticos y sindicales consideran crucial la jornada de protesta, la primera que incluye huelgas masivas, pero la cuarta de manifestaciones multitudinarias durante las últimas ocho semanas.

El contrato, destinado a menores de 26 años y que prevé el despido sin justificación durante dos años como modo de reducir el desempleo juvenil, es motivo de enfrentamientos entre el gobierno, que sólo está dispuesto a hacer algunas modificaciones en el texto legal, y los sindicatos y movimientos estudiantiles, que exigen su retiro y, aun, la renuncia del primer ministro Dominique de Villepin.

• Diálogo estancado

Las nuevas movilizaciones llegan en un momento de estancamiento en el diálogo y de creciente preocupación por el aumento de la tensión social en zonas periféricas y desfavorecidas de la capital francesa, que ya fueron escenario de una inédita ola de violencia étnica en noviembre de 2005.

Mientras, estudiantes siguen ocupando 60 de las 84 universidades del país y estudiantes secundarios impiden el ingreso a centenares de escuelas.

Para el principal sindicato francés, la Confederación General de Trabajadores (CGT), hoy será un día «decisivo» en la puja.

Como ejemplo de que el conflicto se está radicalizando, la Coordinadora Nacional Estudiantil convocó a una huelga general para el 4 de abril si De Villepin no retira el CPE.

A pesar del fracaso de la reunión del viernes último, el premier invitó ayer a los sindicatos y los estudiantes a un nuevo encuentro, mañana, para abordar los posibles «arreglos» que se pueden hacer al CPE, una propuesta que ya hizo anteriormente y que cayó en saco roto, ya que las fuerzas sociales exigen su retiro liso y llano.

Adelantándose al
«martes negro», los empleados de la compañía ferroviaria SNCF ya comenzaron la huelga a las 20.00 hora local. Además, se anuncian para hoy 135 manifestaciones en toda Francia y una serie de huelgas que afectarán a los servicios ferroviarios, el transporte aéreo y el público -subterráneo y autobuses- de más de 70 ciudades de todo el país, incluida París.

• Transporte

En la capital francesa está previsto que el subte y los trenes metropolitanos funcionen sólo a 50% de su capacidad, con el consiguiente riesgo de caos en los desplazamientos en una ciudad de más de 11 millones de habitantes, entre el centro y sus barrios periféricos.

Los sindicatos cuentan con la movilización de los empleados públicos (unos 5 millones de personas) y de los del sector privado para intentar superar la participación en las últimas manifestaciones, en particular la del 18 de marzo, cuando se lanzaron a las calles entre 530.000 y 1,5 millón de personas, según las fuentes.

La gran incógnita del «martes negro», y motivo de preocupación, es el posible estallido de actos violentos como los registrados en días pasados. En previsión de disturbios, se ha movilizado a miles de policías, de los que 4.000 velarán por la seguridad en París, donde la manifestación más importante arrancará a primera hora de la tarde.


En este clima de tensión, 83% de franceses desea que el presidente, Jacques Chirac, se implique en el conflicto que, además, alimenta la rivalidad de cara a su sucesión, en las elecciones presidenciales de 2007.

• Sondeo

El ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, candidato declarado a la Presidencia, se desmarcó de De Villepin, cuyo futuro político está en juego tras el conflicto por el CPE.

Un sondeo difundido ayer por «Le Monde» y France 2 mostró que 63% de los franceses desaprueba la decisión del primer ministro de mantener el CPE.

Dejá tu comentario