Gabinete de Lula tendrá cambios y se iría Palocci

Mundo

Brasilia (EFE) - El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, deberá reformar su gabinete antes del viernes, fecha legal tope para que varios ministros que han anunciado su intención de aspirar a las elecciones de octubre renuncien a sus cargos. Según versiones de prensa, el rediseño ministerial podría alcanzar al ministro de Hacienda, Antonio Palocci, afectado por denuncias de corrupción.

El viernes vence el plazo establecido por la Justicia electoral para que los interesados en disputar las elecciones presidenciales, legislativas y regionales del 1 de octubre próximo renuncien a sus cargos en el gobierno. Al menos 7 de los 24 ministros ya anunciaron su intención de renunciar, pero el número puede llegar a 10 dependiendo de las negociaciones con los partidos que apoyan al gobierno.

Esta será la tercera reforma ministerial desde que Lula asumió su mandato, en enero de 2003, y la que determinará la formación del gabinete con el que finalizará su gestión y con el que realizará su campaña electoral en caso de que decida intentar un segundo mandato.

• Coincidencia

Además del escándalo que tiene al ministro de Hacienda como epicentro, la reforma será anunciada en la misma semana en que serán divulgadas las conclusiones de una de las comisiones que el Parlamento creó para investigar los casos de corrupción que salpicaron el año pasado a varios miembros del gobierno y dirigentes del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

En los próximos días, además, el plenario de la Cámara de Diputados votará una moción de su Consejo de Etica que recomienda la destitución como diputado de
Joao Paulo Cunha, un importante dirigente del PT y ex presidente de la Cámara baja.

Según versiones de prensa, Lula podría aprovechar la coyuntura para sustituir a Palocci con el argumento de que su ministro está interesado en disputar un mandato como diputado. Sería una forma de acallar las denuncias de que el ministro se reunía en una mansión de Brasilia con varios ex asesores acusados de corruptelas para acordar negocios oscuros y participar en fiestas con prostitutas.


El ministro hasta ahora ha logrado distanciarse de las acusaciones de corrupción que han salpicado a varios de sus principales asesores cuando ejercía como alcalde de la ciudad de Ribeirao Preto, algunos de los cuales han dicho que Palocci también recibía sobornos de empresarios favorecidos en licitaciones.

Palocci renunció como alcalde de Ribeirao Preto en 2002 para asumir el comando de la campaña-electoral de Lula y después el Ministerio de Hacienda desde el primer día de gobierno socialista.

Su situación se agravó cuando el casero de la citada mansión dijo haberlo visto varias veces en el lugar y empeoró cuando la oposición descubrió que miembros del gobierno habían violado el secreto bancario del acusador en busca de informaciones para desacreditarlo.

La prensa especula con que Palocci será sustituido por el senador Aloizio Mercadante, actual vocero del gobierno en el Congreso y viejo aliado de Lula, quien ayer se declaró, sugestivamente, «a disposición» de Lula. Otra opción es Guido Mantega, actual presidente de un banco estatal y que durante muchos años fue el principal asesor económico del jefe de Estado.


Además de definir si reemplaza a su ministro de Hacienda, Lula tendrá que buscar sustitutos para los ministros que van a renunciar, entre ellos al de Defensa, José Alencar, que también es su vicepresidente.

Otra de las sustituciones difíciles será la de
Jacques Wagner, que abandonará el Ministerio de Relaciones Institucionales, encargado de las negociaciones políticas, para ser candidato a la gobernación del estado de Bahía por el PT.

Dejá tu comentario