Europa combate la segunda ola de covid-19 con nuevas restricciones

Mundo

Varios países como Irlanda, Francia y España anunciaron desde cierres de bares y restaurantes hasta toques de queda en las ciudades más afectadas.

Bruselas - Las naciones europeas están extendiendo sus restricciones mucho más allá de la vida social, cerrando colegios, cancelando operaciones y reclutando a legiones de estudiantes de medicina mientras las desbordadas autoridades se enfrentan a la pesadilla de un rebrote del covid-19 ahora que llega el invierno boreal.

La mayoría de los gobiernos europeos alivió los cierres durante el verano para empezar a revivir unas economías que se dirigían a recesiones y pérdidas de empleo sin precedentes por la primera ola de la pandemia. No obstante, el retorno de la actividad normal -desde restaurantes atestados a nuevos cursos universitarios- alimentó un alza rápidamente creciente de casos en todo el continente. Bares y pubs fueron algunos de los primeros en cerrar o enfrentarse a cierres adelantados en las nuevas restricciones, pero el aumento de las tasas de infección está poniendo ahora a prueba también la resolución de los gobiernos de mantener los colegios y la atención médica ajena al COVID. Las infecciones en Europa han promediado casi 100.000 al día -cerca de un tercio del total global-, obligando a los gobiernos a endurecer las restricciones mientras intentan calibrarlas para proteger la salud sin destruir los medios de vida.

La República Checa, que tiene la peor tasa per cápita de Europa, ha optado por la educación a distancia y pretende reclutar a miles de estudiantes de medicina. Los hospitales están suspendiendo los procedimientos médicos no urgentes para liberar camas.

Polonia está acelerando la formación de enfermeras y evaluando la creación de hospitales militares de campaña y Moscú pasará a muchos estudiantes a la educación en línea.

Grandes economías europeas como Alemania, Reino Unido y Francia han resistido hasta la fecha la presión para cerrar sus colegios, una decisión que generó grandes complicaciones en primavera, ya que muchos padres tuvieron que compaginar el cuidado infantil con el trabajo desde casa.

En Alemania, los políticos debaten si extender las vacaciones escolares de Navidad y Año Nuevo para reducir el contagio, aunque los críticos aseguran que no hay pruebas de que las escuelas hayan sido focos de contagio.

Además, la canciller Angela Merkel anunció ayer un sistema de “alerta temprana” a escala territorial para tratar de contener el aumento de contagios. Las regiones que tengan 35 nuevos contagios por 100.000 habitantes durante siete días deberán imponer el uso obligatorio de tapabocas y, si se superan las 50, deberán cerrar la vida nocturna a las 23 y se prohibirán los encuentros de más de 10 personas.

Holanda reactivó los cierres parciales el ayer, clausurando bares y restaurantes, pero mantuvo abiertos los colegios. En Portugal entró en vigor anoche el estado de calamidad, para reducir a un máximo de cinco personas las reuniones en la calle, en restaurantes y en espacios comerciales.

Entretanto, el Gobierno francés decretó ayer una nueva emergencia sanitaria para todo el país -la segunda desde el inicio de la pandemia- que comenzará el próximo sábado y contará, por ahora, como principal medida un toque de queda nocturno en las nueve ciudades más afectadas, incluida París, según el diario Le Monde.

Alarma también el panorama en Italia, que detectó la cifra récord de 7.332 casos en las últimas 24 horas, el mismo día en que entraron en vigencia las nuevas medidas dispuestas por el Gobierno, que rigen hasta el 13 de noviembre e incluyen el uso obligatorio del barbijo en lugares abiertos y la “fuerte recomendación” para usarlos dentro de las casas.

En España, la región de Cataluña anunció el cierre de bares y restaurantes por 15 días, entre otras restricciones, para tratar de frenar los contagios por coronavirus, en fuerte aumento en los últimos días, con 1.620 solo en la víspera. Irlanda del Norte adoptó las restricciones más duras del reinado y cerró escuelas por 15 días, y pubs y restaurantes por cuatro semanas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario