De 300 casos de pederastia cometidos en Polonia entre 2017 y 2020, 100 fueron cometidos por curas

Mundo

La Comisión de Estado presentó a la fiscalía 55 demandas de investigación, 36 de de ellas vinculadas a casos en los que no se denunciaron actos de pedocriminalidad.

Un tercio de las 300 agresiones sexuales que se registraron en Polonia entre 2017 y 2020 tienen a curas implicados, determinó la Comisión del Estado de Polonia que estudió los casos de pedocriminalidad registrados en ese período, que destacó que la Iglesia no le entregó aún la documentación reclamada sobre casos de delincuencia contra menores de edad.

"La Comisión de Estado encargada de la pederastía trata 100 casos en los que un miembro del clero fue denunciado como autor de agresiones sexuales contra un niño de menos de 15 años", comunicó hoy la Comisión en su primer informe, que incluye 345 casos y que fue presentado a la prensa.

En esa categoría, la comisión presentó a la fiscalía 55 demandas de investigación, 36 de de ellas vinculadas a casos en los que no se denunciaron actos de pedocriminalidad a las autoridades competentes.

En un 35% de los casos, los autores son familiares de las víctimas, detalló la comisión.

El organismo, creado en 2019, también presentó en su informe una serie de recomendaciones legislativas destinadas a acelerar los procedimientos judiciales y a ofrecer mayor protección a las víctimas de pederastia.

Además, indicó que no recibió, pese a haberla reclamado, la documentación sobre casos de delincuencia contra niños por parte de la Iglesia.

"Hasta ahora, nos han asegurado en varias ocasiones la voluntad de cooperar (de la Iglesia), estamos muy satisfechos, pero todavía no hemos visto concretarse esa promesa", declaró el presidente de la comisión, Blazej Kmieciak, citado por la agencia de noticias AFP.

A finales de junio, la Iglesia católica reveló, en su propio informe, que recibió desde 2018 varios centenares de nuevas quejas de agresiones sexuales contra menores cometidas por miembros del clero.

Ambos informes coinciden con varias acusaciones vertidas contra la Iglesia -una institución muy influyente en la política polaca- sobre supuestos casos de pedocriminalidad que las autoridades religiosas habrían tapado, un tema que hasta no hace mucho todavía era tabú.

En su informe, la Iglesia estableció que de julio de 2018 hasta finales del año pasado se denunciaron 368 casos de agresiones sexuales, cometidas desde 1958 hasta 2020, y afirmó que el 39% de las acusaciones eran fundadas.

Actualmente se investiga cerca del 51% de los casos restantes, mientras que el 10% de las denuncias fueron rechazadas por falta de credibilidad.

Dejá tu comentario