Impacto: reactivan causas por represión contra Humala

Mundo

Lima (AFP, EFE, Reuters, ANSA) - El nacionalista Ollanta Humala, puntero en la campaña electoral peruana, enfrenta un momento difícil a cuatro días de las elecciones, ya que ayer se desempolvaron denuncias en su contra en casos de derechos humanos, mientras que sus asesores celebran reuniones que generan suspicacias y dañan su imagen.

Cerca de la primera vuelta electoral, que se celebrará este domingo, el Poder Judicial peruano se moviliza en dos casos que competen al candidato.

En el primero de ellos debe declarar, a pedido de la jueza Patricia Overluijs, en torno al asalto a la comisaría de Andahuaylas, en el sudeste del país, protagonizada por su hermano Antauro en enero de 2005 y que dejó cuatro policías muertos.

En el segundo, el fiscal de la población selvática de Tocache, Arturo Campos, señaló a medios locales que probablemente a mediados de abril Ollanta sería citado para que responda por acusaciones de violaciones a los derechos humanos cuando era comandante militar en 1992 en la base de Madre Mía.

El fiscal interroga por ahora a testigos que aseguran que Humala está involucrado en casos de asesinatos y desapariciones forzadas y, según señaló al influyente diario «El Comercio», en caso de que las evidencias sean suficientes, presentará una denuncia judicial contra el candidato.

  • Coartada

    Puntero con 32% de intención de voto para la primera vuelta, Humala dijo ayer que acudirá al llamado de la jueza Overluijs y que demostrará que no tuvo nada que ver con la toma de la comisaría porque en esa época era agregado militar peruano en Corea del Sur. Dijo además que se crean muchas historias para vincularlo con el incidente de Andahuaylas, lo que atribuyó «al miedo de la clase política por el fortalecimiento del nacionalismo, y por eso buscan cualquier cosa para destruir a Ollanta Humala».

    La Procuraduría del Ministerio del Interior presenta como prueba un video en que supuestamente Antauro Humala reconoce que su hermano escogió Andahuaylas como escenario de la asonada.

    «No tengo nada que ver, mi única participación fue hablar con mi hermano para decirle que debía deponer las armas para evitar más violencia», se defendió.

    Humala también se ha vistoafectado por reuniones que personas de su entorno han mantenido, aparentemente sin su conocimiento y que él se ha visto obligado a reconocer.

    Una de ellas fue entre su candidato a vicepresidente, Carlos Torres Caro, con el magnate de televisión Genaro Delgado Parker, y la otra fue en Santiago entre su asesor Salomón Lerner Ghitis y el nuevo embajador de Chile en Perú, Cristian Barros. Esta situación obligó a Humala a desautorizar cualquier reunión de su entorno sin su autorización expresa.

  • Amenaza

    Para rematar, cayeron mal declaraciones de Humala en el sentido de que si la candidata socialcristiana Lourdes Flores gana la presidencia, difícilmente cumplirá un año en el gobierno porque sería « sacada por el pueblo».

    Si Flores ganara los comicios, «le pasaría lo que pasó con los presidentes de otros países latinoamericanos que fueron sacados por el pueblo. Creo que sería muy difícil que Lourdes Flores llegue a cumplir un año del gobierno», advirtió.

    Obligado a defenderse por estas declaraciones, Humala dijo en una conferencia de prensa que «me refería a cualquier candidato que quiera mantener la política neoliberal, porque va a provocar un proceso de convulsiones, de agitaciones, que no permitirá gobernar».

    «No se trata de Lourdes, no podemos seguir con el continuismo. Honestamente creo que el país necesita un cambio en democracia», dijo.
  • Dejá tu comentario