Irak rechazó las críticas de la comunidad internacional por la ejecución de Saddam

Mundo

Bagdad (Reuters) - El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, dijo ayer que la ejecución de Saddam Hussein era un "asunto local" y advirtió a los países que han criticado su ahorcamiento de que su gobierno podría revisar sus relaciones con ellos.

Maliki, un chiíta, dijo en un discurso con motivo del Día del Ejército que Saddam había recibido un juicio justo y que su ejecución el 30 de diciembre beneficiaba la unidad de Irak.

Un vídeo clandestino con imágenes de agentes chiítas burlándose de Saddam junto a la horca ha indignado a sus correligionarios sunitas y ha incrementado la tensión sectaria.

Maliki, que aceleró la ejecución de su antiguo enemigo cuatro días después de que el derrocado líder perdiera una apelación, no mencionó a ningún país.

Sin embargo, sus declaraciones se producen días después de que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, uniéndose a las críticas de otros países árabes sunitas, dijera que las imágenes de la ejecución eran "repugnantes y bárbaras".

"La ejecución del dictador es un asunto doméstico. Sólo incumbe al pueblo iraquí y rechazamos y condenamos todas las declaraciones oficiales y no oficiales realizadas por algunos gobiernos", afirmó.

"El gobierno iraquí podría tener que reconsiderar sus relaciones con cualquier país que no respete la voluntad del pueblo iraquí", agregó.

Dejá tu comentario