Irak violenta: 100 muertos en ataques

Mundo

Atacantes con bombas mataron hoy a 65 personas, en su mayoría estudiantes, frente a una universidad de Bagdad, en una de las jornadas más sangrientas de la ciudad en semanas.

En total, al menos 100 personas murieron en ataques con bombas o tiroteos en la capital, el mismo día en que la Organización de Naciones Unidas dijo que más de 34.000 civiles iraquíes perecieron el año pasado a raíz de la violencia.

Cuatro soldados estadounidenses también perdieron la vida tras un asalto con bomba en el norte de Irak.

El primer ministro culpó a los seguidores de Saddam Hussein por el último ataque en Bagdad. Los partidarios árabes sunitas de Hussein están enojados por la ejecución de dos de sus asesores ocurrida el lunes, dos semanas después de que el derrocado líder fuera ahorcado en medio las burlas de los observadores oficiales.

Un coche bomba estalló en las afueras de la universidad de Mustansiriya, en el centro de Bagdad, frente a muchos estudiantes que esperaban por un vehículo que los llevara a sus hogares. Luego, un atacante suicida caminó hacia la aterrorizada multitud que intentaba escapar por otra entrada y se inmoló, matando a más personas.

"Los seguidores del derrocado régimen han recibido un golpe y sus sueños han sido enterrados para siempre", dijo en un comunicado el primer ministro, Nuri al-Maliki. "De modo que los 'saddamistas' y terroristas atacan al mundo del conocimiento y cometieron hoy este acto en contra de estudiantes inocentes de la universidad de Mustansiriya", agregó.

El primer ministro dijo que espera capturar a los asesinos y que se haga justicia.

El Ministerio de Educación, cuyos empleados y estudiantes frecuentemente son blancos de lo que el informe de la ONU calificó de extremistas islámicos, anunció que la universidad permanecería cerrada hasta la próxima semana.

Trabajadores de rescate recogieron los escombros y restos humanos mientras camionetas de la policía trasladaban a las víctimas.

Los ataques se asemejaban a los de insurgentes árabes sunitas.

Muchos sunitas estaban irritados por las recientes ejecuciones luego de juicios por crímenes contra la humanidad y consideraron la decapitación del hermano de Saddam, Barzan Ibrahim al-Tikriti, como un acto de venganza.

Los dolientes, la mayoría de ellos sunitas, visitaron las dos nuevas tumbas en la aldea donde el propio Saddam fue enterrado.

En su informe más reciente sobre derechos humanos en Irak emitido cada dos meses, Naciones Unidas dijo que la información recabada en hospitales y morgues arroja una cifra total de 34.452 muertos durante el 2006, con 94 fallecimientos por día.

No existen cifras de años anteriores para realizar comparaciones, pero funcionarios aseguran que la violencia sectaria aumentó el año pasado.

"Sin un progreso significativo del dominio de la ley, la violencia sectaria continuará indefinidamente y eventualmente quedará fuera de control", dijo el responsable de derechos humanos de la ONU en Bagdad, Gianni Magazzeni, en una rueda de prensa en la que presentó su informe más reciente.

Magazzeni recriminó a los líderes iraquíes por no detener a las milicias que operan dentro y fuera de las fuerzas de seguridad.

El gobierno de Maliki, que sostuvo que el informe de la ONU era extremadamente exagerado, prohibió a sus funcionarios que entreguen cifras de víctimas y Estados Unidos, que ha estado en Irak por cuatro años, declinó comentar al respecto.

"Desafortunadamente, es una guerra", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow. "El número real, cualquiera que sea, es demasiado alto", añadió.

Dejá tu comentario