Irán pone condiciones a Biden para retomar el acuerdo nuclear

Mundo

Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China propician un acercamiento. La República Islámica exige que queden sin efecto las sanciones unilaterales que le impuso Trump.

Teherán y Washington - A dos días del reinicio de un diálogo por el acuerdo nuclear con Irán, la República Islámica advirtió ayer que no hablará con Estados Unidos en esta cita en Viena hasta que ese país levante las sanciones que el ahora expresidente Donald Trump impuso tras abandonar unilateralmente el pacto.

“No hablaremos directa o indirectamente con Estados Unidos en Viena”, aclaró el viceministro de Exteriores iraní, Abas Araghchi, complicando las gestiones europeas en pos de un acercamiento.

Según el viceministro, que encabezará la delegación iraní, la posición del Gobierno del presidente Hasán Rohani es “clara y simple”: Teherán volverá a hablar con Estados Unidos si este vuelve al acuerdo nuclear -firmado en 2015 también con Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania- y si levanta las sanciones, como establecía dicho acuerdo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya dejó claro que no levantará las sanciones como una precondición para sentarse a dialogar con Irán, aunque sí ha dado señales de intentar retomar las negociaciones del acuerdo.

Por eso, las potencias que aún permanecen dentro del acuerdo impulsaron la cita de mañana en Viena para comenzar a desandar la escalada de Trump.

Pese a que nada espera un giro drástico e inmediato de Estados Unidos en este tema, la expectativa está puesta en los gestos que pueda ofrecer la delegación estadounidense esta semana y en los próximos meses para restablecer una negociación que llevó años y muchos compromisos durante el primer Gobierno de Rohaní, en Irán, y el último de Barack Obama, en Estados Unidos.

El acuerdo nuclear firmado en 2015 establecía que Irán limitaba su programa atómico y lo sometía a verificaciones internacionales, la comunidad internacional levantaría las sanciones que asfixiaban su economía.

Pese a que los fiscalizadores internacionales aseguraron que Irán estaba cumpliendo su parte, Trump y su aliado más fuerte en Medio Oriente, Israel, denunciaron lo contrario y Estados Unidos abandonó el acuerdo, en medio de ruegos infructuosos de sus socios europeos.

Dejá tu comentario