Israel lanzó cuestionada operación en Cisjordania

Mundo

Naplusa (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El ejército israelí realizó ayer una nueva incursión en Naplusa, en el norte de Cisjordania, arrestando a 15 personas y provocando enfrentamientos con grupos de palestinos que se saldaron con seis heridos, informaron fuentes de seguridad y testigos.

Los militares llegaron en unos 20 todoterreno, impusieron el toque de queda y acordonaron numerosos edificios de Naplusa, entre ellos los hospitales Rafidyeh y El Watani, precisaron las mismas fuentes. Un portavoz militar israelí explicó que el operativo tuvo como objetivo «descubrir escondites de armas y explosivos y detener a responsables de atentados contra Israel». La radio del ejército israelí indicó que «la amplia operación militar» en Naplusa «no tiene límites de tiempo».

El rastreo puerta a puerta de los militares israelíes provocó, sin embargo, la reacción palestina. «Hubo breves tiroteos, y nuestras fuerzas también utilizaron balas de caucho y granadas lacrimógenas para dispersar a manifestantes palestinos que los atacaron con piedras», dijo el portavoz militar.

Seis personas resultaron heridas: cuatro palestinos, según fuentes médicas de la ciudad, y dos soldados israelíes, como confirmó el portavoz militar. Esta fuente precisó que los dos militares resultaron ligeramente heridos por el estallido de artefactos explosivos lanzados contra el convoy.

Por su parte, las calles de la localidad cisjordana permanecían desiertas, con los comercios del centro de la ciudad cerrados, así como las escuelas, mientras los soldados israelíes continuaban con sus registros, durante los que realizaron 15 arrestos, informaron fuentes palestinas de seguridad.

Al comienzo de la incursión, las tropas habían distribuido unos folletos en los que explicaban que su operación tenía como objetivo arrestar a nueve personas buscadas. Dicho mensaje también fue difundido por una emisora local palestina. Según precisaron fuentes militares israelíes, en el último año el ejército hebreo descubrió seis centros clandestinos de producción de bombas en Naplusa.

  • Condena

    La incursión en la ciudad cisjordana fue condenada por el presidente palestino, Mahmud Abbas (Abu Mazen), quien en una nota de su oficina la calificó de «intolerable agresión». El comunicado advirtió tambiénque la acción israelí podría «torpedear» el acuerdo alcanzado el 8 de febrero en La Meca entre Abbas y el líder en el exilio de Hamas, Jaled Mechaal, para formar un gobierno palestino de unidad.

    «Pedimos a la comunidad internacional y al Cuarteto para Oriente Medio (Estados Unidos, la ONU, la Unión Europea y Rusia) que intervengan inmediatamente para poner fin a la agresión israelí», añadió la nota de Abbas.

    En ese contexto, el Consejo Supremo de Planificación para Judea y Samaria aprobó recientemente un proyecto para la construcción de 1.500 apartamentos, parte de ellos en tierras palestinas en Bilín.

    El diario «Haaretz» informó ayer que el proyecto, que prevé la edificación de 42 edificios de vivienda en el barrio de Matatías, al este del asentamiento ortodoxo de Alto Modiín, ya está en marcha. Residentes de Bilín, localidad palestina vecina de la ciudad cisjordana de Ramala, y activistas del movimiento pacifista israelí Shalom Ajshav (Paz Ahora) presentaron la semana pasada una demanda al Tribunal Supremo de Justicia contra ese proyecto.
  • Dejá tu comentario