Italia: identificaron al asesino del polémico video

Mundo

La policía italiana logró identificar al responsable de un homicidio -probablemente una ejecución mafiosa- cometido en mayo pasado en Nápoles gracias a la difusión de un video en el que se puede ver el asesinato, cuya publicación por la prensa local causó conmoción en la opinión pública.

En las imágenes -tomadas el pasado 11 de mayo en la vereda frente a un comercio en el barrio de la Sanitá, en el casco histórico de Nápoles- puede verse a la víctima, Mariano Bacioterracino, fumando apoyado sobre unas cajas al lado de la puerta del comercio.

Entre las muchas personas que llegan al comercio hay un hombre fornido -de vaqueros, campera de lana, zapatos deportivos y gorra de béisbol- que, tras haber inspeccionado el interior del local, vuelve a salir y le dispara a la cabeza a Bacioterracino dos tiros de pistola automática: el primero lo derriba, y el segundo lo remata cuando ya está en el piso.

Ante las dificultades que enfrentó en las investigaciones sobre el crimen, la policía decidió difundir las imágenes a través de la prensa, una iniciativa sin precedentes y que causó muchas polémicas en Italia, a causa de la crudeza del video y de la posibilidad de que creara un efecto perverso de emulación, sobre todo entre los jóvenes.

Pero los responsables de las investigaciones en la fiscalía de Nápoles y la Dirección Nacional Antimafia (DDA), Sandro Pennasilico y Sergio Amato, autorizaron la difusión de las imágenes, que fueron cargadas hace dos días en las ediciones digitales de los principales diarios y sitios Internet de información del país.

Y es así que la policía anunció que, gracias al testimonio de una persona que vio el video, ha sido posible identificar el asesino, cuyo nombre no ha sido difundido.

Se trata de un hombre de poco más de 30 años y con antecedentes penales por sus vínculos con la camorra (mafia napolitana), que desde hace algunos días ha desaparecido de Nápoles.

En cuanto al motivo del homicidio, Pennasilico y Amato sostienen que la pista más fiable es la de una ejecución camorrista, aunque no se excluyen otras hipótesis, como el asesinato por motivos personales: algunas fuentes apuntaron que Bacioterracino mantenía una relación con la esposa de un mafioso encarcelado.

La esposa de la víctima, Enrichetta, dijo en una entrevista televisiva que su marido "era sólo un ladrón" y "no estaba afiliado" con ningún grupo o clan de la camorra.

La entrevista de la viuda de Bacioterracino causó también conmoción, ya que primero la mujer admitió sin problemas haber visto el video de la muerte de su esposo.

"Matan a tanta gente, y ahora mataron también a mi marido, ¿y con eso?", dijo y luego sostuvo que no tenía nada que decirle a sus asesinos.

"Yo no pido nada, si ellos tienen algo que decir que lo digan. ¿Yo cómo hago para pedírselo?", se preguntó la mujer, antes de agregar: "no puedo estar enojada con nadie, puedo sólo rezar. Rezo por mi marido y rezo por ellos, porque soy católica".

Un personaje lateral en el video del homicidio se transformó también en otro caso: se trata de Gennaro Aiello, un hombre de 39 años que en las imágenes puede ser visto apoyado a la puerta del comercio del lado opuesto de Bacioterracino, con quien intercambia una mirada.

Para la policía, Aiello sirvió de "campana" para el homicidio, controlando que no hubiera policía en los alrededores del lugar de la ejecución, pero el interesado rechazó esta posibilidad en una entrevista concedida al cotidiano napolitano Il Mattino.

"Soy el hombre del video, pero nunca hice de 'campana' en mi vida, y ahora tengo miedo", afirmó Aiello, quien añadió: "había salido a tomar el aire, estaba esperando a mi hija para ir de compras con ella, y ahora vivo en el terror constante: les pido que me ayuden a salir de esta locura".

Y en cuanto a las polémicas sobre el video del homicidio y su posible influencia sobre los menores de edad, hubo por lo menos un menor que lo vio antes aún que fuera difundido por la prensa: se trata de Lucia, la hija de 13 años de Bacioterracino, quien recibió las imágenes directamente a su celular, de parte de un interlocutor anónimo.

Dejá tu comentario