Italia: Prodi deberá enfrentar un voto de confianza del Senado para seguir en el poder

Mundo

Roma (ANSA) -. El dirigente de centroizquierda Romano Prodi se someterá la semana próxima a un voto de confianza en el parlamento italiano, con la aspiración de retomar el gobierno mediante una alianza fortalecida, según la decisión adoptada por el presidente, Giorgio Napolitano.

La votación para confirmar la fuerza del Ejecutivo tendrá lugar probablemente el jueves en la cámara alta y el viernes en la baja, pero la decisión está en manos de las reuniones de negociación de los grupos parlamentarios que se realizarán el lunes.

Napolitano rechazó ayer la renuncia que el miércoles le había presentado Prodi, tras recibir un revés en el Senado sobre su política exterior.

El jefe de Estado precisó que la decisión de reconfirmar a Prodi y exhortarlo a que se presente ante las cámaras era la "única posible".

"No existe alternativa a esta solución", agregó el presidente, tras dos días de consultas con todos los dirigentes políticos, recordando la "amplia convergencia sobre la urgente necesidad de un cambio del sistema electoral" para que de las elecciones surjan mayorías más claras.

Era la única salida pese a la opinión contraria de la oposición conservadora, prosiguió el mandatario.

Por su parte, Prodi dijo que se presentará ante el Parlamento con un "ímpetu renovado". "Me presentaré ante las cámaras para el voto de confianza lo más pronto posible, con empuje renovado de una coalición cohesionada, para ayudar al país en este difícil pasaje y empujarlo hacia la recuperación económica que está en curso", sostuvo.

El jefe de gobierno se declaró "satisfecho" con la resolución, e interrogado sobre si cuenta con los números para conseguir la confianza en el Senado, respondió: "Esto lo veremos, la democracia se expresa en las sedes apropiadas y veremos cómo irá en el Senado y en la Cámara de Diputados".

A su vez, Napolitano habló de la "complejidad" de la crisis política, que atribuyó a la falta de coherencia de la mayoría y su estrecho margen de votos en el Senado.

Napolitano subrayó también la importancia de una solución rápida de la crisis para garantizar la credibilidad del país frente a sus compromisos "europeos e internacionales".

Prodi, ex premier y ex presidente de la Comisión Europea, elegido en las elecciones de abril de 2006, presentó su renuncia el miércoles tras ser puesto en minoría en el Senado en una votación sobre la política exterior, y en particular sobre la cuestionada presencia de 2000 soldados italianos en Afganistán, rechazada por la izquierda (comunistas y verdes).

El jueves por la noche, el jefe de gobierno logró imponer a su coalición compuesta por unos diez partidos un pacto de 12 puntos no negociables, como condición para seguir encabezando el ejecutivo.

Por su parte, el vicepremier y canciller Massimo D'Alema declaró: "tenemos que defender a este gobierno, defender la estabilidad política de este país, defender al gobierno que inició un proceso de cambio y defender también la credibilidad de la izquierda italiana".

Durante estos días de crisis la coalición de centroizquierda intentó por todos los medios rastrear senadores independientes pero logró sólo el compromiso de Marco Follini, ex líder de la Unión Demócrata de Centro (UDC, partido socio de la coalición conservadora, ahora en choque con el ex premier Silvio Berlusconi), que decidió sostener a Prodi.

En mayo de 2006, cuando obtuvo la investidura para formar gobierno, Prodi logró en el Senado 165 votos a favor (la mayoría es de 161), frente a 155 en contra.

En esa ocasión contó con el respaldo de siete senadores vitalicios, que siguen teniendo en sus manos la mayoría de la Asamblea.

El alcalde de Roma, Walter Veltroni (Demócrata de Izquierda, principal partido de la mayoría) dijo que no comprende "la discusión sobre los senadores vitalicios", cuyos votos a favor del ejecutivo actual la oposición conservadora ataca.

"En 1994 el gobierno de Silvio Berlusconi nació gracias a los votos de tres senadores vitalicios y si esos votos eran buenos entonces, deben ser buenos también hoy", dijo.

Por su parte, Berlusconi, el líder de la oposición Berlusconi, manifestó estar convencido de que la agonía del centroizquierda continuará.

"No creo que esta izquierda pueda encontrar jamás la concordia para operar bien en la dirección de las reformas que el país necesita", agregó el jefe de Fuerza Italia, en diálogo telefónico con la conferencia de los jóvenes de la agrupación en Fano.

"Creo que la agonía continuará -agregó-, espero que no prosiga por largo tiempo, pero digo que tenemos que trabajar en profundidad con respecto a nuestros ciudadanos para que se consolide en ellos una certeza, la de la falta de adecuación de esta izquierda a ser fuerza de gobierno y de cuánto es adecuado el centroderecha, que demostró trabajar bien y duramente
en cinco años de gobierno, un récord en nuestra historia".

Sostuvo también que la izquierda "tendrá los números para gobernar si logra llevar de su parte, pagando fuertemente esta traición, a alguno de los elegidos en el centroderecha".

Dejá tu comentario