Claudia Borgogno, una mujer oriunda de Italia, ganó un cuadro del artista español Pablo Picasso en un sorteo cuya entrada salía solamente 100 euros, una cifra relativamente baja en comparación con el millón de euros que vale el cuadro original.